U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Haddad intenta pegar su imagen a Lula para llegar al ballottage

Haddad intenta pegar su imagen a Lula para llegar al ballottage

La estrategia del Partido de los Trabajadores de insistir con la candidatura de Luiz Inacio Lula da Silva hasta último momento generó un crecimiento en la intención de votos hacia el expresidente. Sin embargo, no necesariamente se traducirá en votos hacia Fernando Haddad, el nuevo postulante, aunque se esfuerce en pegar su figura a la del líder preso.

En su presentación en sociedad, a horas de la confirmación del cambio de fórmula electoral, Haddad dejó en claro su adhesión incondicional a la figura vetada por la justicia. "Nosotros tenemos un líder llamado Lula, que inspira a todos", dijo y aclaró, "Lula representa el antes y el después de nuestra historia. Salió del pueblo superando todos los obstáculos y llegó a la Presidencia. Ellos pueden hasta derribarnos, pero nosotros nos levantamos y seguimos en la lucha. Ya somos millones de Lula y seremos más".

El líder petista encabezaba las encuestas con casi el 40% de las intenciones de voto, pero la justicia le impidió participar de las elecciones a causa de la condena a 12 años de prisión por una causa de corrupción y en base a una ley que él mismo sancionó, llamada de "ficha limpia" que impide a condenados en segunda instancia, como es su caso, postularse a un cargo electivo.

La tarea de Haddad, entonces es la de intentar absorber la mayor cantidad de votos posibles destinados al expresidente, que -sumados a los suyos- podrían catapultarlo al liderazgo en las encuestas y a una victoria en la elección del 7 de octubre. Claro, que todo esto es pura especulación.

Mirá también

EE.UU. seguirá siendo "un socio firme" de Arabia Saudita

Trump dijo que eso no afectará a la "férrea" alianza entre ambos países. Valoró los contratos militares con los saudíes y consideró que si los cancelan “tontamente”, Rusia y China serán los beneficiados. El gobierno turco difundió audios de la tortura que sufrió el periodista del Washington Post en la embajada saudí en Estambul antes de que lo mataran. 

Los últimos sondeos dan a Jair Bolsonaro entre 24 y 30% de intención de votos, seguido de Ciro Gomes y Marina Silva estabilizados en 10 a 13 puntos, con Geraldo Alckmin y Fernando Haddad en torno a los 8-9 puntos. Un escenario de mucha dispersión y pocas certezas.

Según la encuesta de BTG Pactual, realizada el 9 de septiembre, sólo el 20% de los votantes aseguraron que apoyarían a Haddad si Lula se los pide, y un 12% dijo que probablemente lo harían. Esto significa que, en breve, el nuevo candidato del PT debería alcanzar cerca del 30% de los apoyos, algo que significará su llegada al ballottage junto al ex militar, en una pelea entre los extremos del llamado "populismo", uno de derecha y el otro de izquierda.

La misma encuesta muestra, además, que todos los candidatos importantes tienen un rechazo de más del 50%. Ese rubro lo lideran Marina Silva y Geraldo Alckmin con más del 60%. Haddad, Gomes y Bolsonaro están empatados con el 51%.

Sin embargo, de ese pelotón principal, es el petista el que cosecha mayor desconocimiento entre el electorado, con el 22%, lo que le da mayores posibilidades de crecer.

Fernando Haddad, a diferencia de Lula, no nació en una familia pobre, sino en un ambiente de clase media. Su papá, un inmigrante libanés, era un industrial textil. Como intelectual y exministro de educación tiene un perfil que puede atraerle más votantes entre la clase media. La pregunta que surge es si utilizará esas diferencias en una posible segunda vuelta para atraer al votante reacio al PT.

La inclusión de Manuela D'Avila en la fórmula presidencial, le aporta un condimento fuertemente identificado con la izquierda, de manera de fideliza la base electoral más pura, un componente de juventud -tiene 37 años- y una perspectiva feminista, justo cuando en frente tiene a Bolsonaro, un candidato que hace gala de su misoginia.

La carrera contra el tiempo, en tanto, es la principal debilidad de la fórmula. A tres semanas de la elección parece demasiado poco tiempo el que tienen para completar exitosamente su estrategia.