Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Grandes donantes se volcaron a la campaña de Hillary

Grandes donantes se volcaron a la campaña de Hillary

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, lleva recaudados u$s 631 millones frente a los u$s 279 millones que recibió su rival republicano, Donald Trump, según datos recientes recopilados por la organización Center for Public Integrity, divulgados a trece días de los comicios.
Pese a su fama de hábil negociador y su familiaridad con el mundo de los negocios, la controvertida campaña que llevó adelante Trump espantó a los grandes donantes, que apoyaron a la ex primera dama, amigable con los mercados y fiel representante del establishment.

Pero los recursos que recibieron ambos candidatos quedaron muy lejos de los otros dos principales aspirantes presidenciales, el liberal Gary Johnson, que recaudó u$s 14,6 millones, y la verde Jill Stein, que obtuvo u$s 3,2 millones, de acuerdo a la organización, que reunió datos de la Comisión Federal de Elecciones, el Servicio de Rentas Internas y comités de acción política.

Las cifras de gastos de ambos candidatos palidecen frente a los u$s 1770 millones que la organización Public Integrity calcula que gastaron hasta ahora los aspirantes a convertirse en presidente de Estados Unidos. La cifra incluye a los algo más de veinte precandidatos de ambos partidos que quedaron en el camino en las primarias.

El empresario, cuya fortuna la revista Forbes calcula en u$s 3700 millones, gastó de su propio bolsillo en la carrera presidencial u$s 56 millones, de acuerdo a Public Integrity. En cuanto a los gastos de propaganda, Clinton pagó más de 400.000 anuncios de TV, algo más del doble que lo que dedicó Trump.