Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Gran Bretaña abre el camino del Brexit con un sinfín de problemas por resolver

El Reino Unido quiere demorar la salida del bloque comunitario para negociar las condiciones, pero Alemania, Francia e Italia prefieren hablar después

Gran Bretaña abre el camino del Brexit con un sinfín de problemas por resolver

El gobierno británico, aún comandado por David Cameron, intenta frenar las consecuencias negativas del Brexit. El veredicto popular en las urnas que decidió romper la asociación de Gran Bretaña con el resto de Europa deja un sinnúmero de asuntos para resolver y de crisis por superar.

En primer lugar figura la ruptura formal con la Unión Europea. El premier anunció que no pedirá la aplicación del artículo 50 del Tratado de Lisboa de salida del bloque, hasta que no tenga "una visión clara de los nuevos acuerdos" con sus vecinos europeos. Pero Alemania, Francia e Italia fueron contundentes. "No va a haber discusiones formales o informales sobre la salida del Reino Unido de la UE mientras no haya una demanda de salida", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, en reunión Hollande y Renzi.

Las tres potencias europeas acordaron incrementar aún más el proyecto común europeo, y en especial más la convergencia en "ámbitos sociales y fiscales".

Cameron dijo que su gobierno respetará la voluntad popular y que creará un departamento especial encargado de las complejas negociaciones con la UE.

En cuanto a las consecuencias económicas comienzan a escucharse datos alarmantes. Una quinta parte de los dirigentes empresariales británicos dijo en las últimas horas que prevé deslocalizar una parte de sus actividades, mientras que dos tercios considera que el Brexit es negativo para sus negocios, según los resultados sondeos.

El Bank of America Merril Lynch advirtió la decisión desencadenará una recesión en el país, así como una ralentización en Europa. "El shock para la zona euro y la economía global será significativo", según la entidad, que apunta que las políticas en respuesta deberán ir "más allá de los primeros auxilios".

Aunque el ministro británico de Economía George Osborne, aseguró que el Reino Unido está preparado para afrontar el futuro "desde una posición de fuerza" e indicó que no habrá un presupuesto de emergencia en lo inmediato. Osborne reconoció que las finanzas públicas sufrirán como consecuencia del resultado del referéndum, pero indicó que pospondrá el ajuste de 30.000 millones de libras, que, durante la campaña, había asegurado que aplicaría de inmediato en caso de una victoria del Brexit.

Boris Johnson, líder oficioso de la campaña por la salida en el pasado referéndum, afirmó que este país seguirá "cooperando de manera intensa en muchas áreas, como el arte, la educación o el medioambiente".

El Reino Unido es parte de Europa "y siempre lo será", subrayó Johnson, considerado el candidato favorito a suceder a David Cameron al frente del Partido Conservador.