LA PRODUCCIÓN INDUSTRIAL CAE A SU MENOR NIVEL EN DIEZ AÑOS

Golpe para Dilma: renuncia lacúpula de Petrobras envueltaen un escándalo de corrupción

Desde que asumió su segundo mandato, a la presidenta le llueven los problemas. A los flojos indicadores económicos se suma la salida de su amiga Foster de la petrolera estatal

La presidenta de la gigante estatal brasileña Petrobras, Graças Foster, acordó ayer su salida de la empresa junto con la de todo el directorio, durante una reunión con Dilma Rousseff, lo que fue interpretado como un gesto para descomprimir la crisis derivada de la investigación judicial por corrupción en la petrolera.
Los medios brasileños informaron que el recambio de autoridades en la empresa se concretaría entre finales de febrero e inicios de marzo, después de la reunión del consejo de administración que deberá presentar el balance financiero del año pasado. La decisión no fue comunicada oficialmente.
Dilma sostuvo a Foster -su amiga y una mujer con una conmovedora historia de superación personal- más de lo que le habían recomendado los caciques del Partido de los Trabajadores (PT), luego de que se publicara la semana pasada un balance de Petrobras del tercer trimestre de 2014 sin los efectos contables del desvío de dinero, que no obtuvo el aval de una auditoría internacional.
Las acciones de Petrobras se dispararon ayer cuando arreciaban los rumores de un cambio de comando y cerraron con ganancia superior al 15%.
Preocupada por la incertidumbre en torno del tamaño actual de los activos de la empresa, la calificadora de riesgo Fitch recortó las notas de su deuda en moneda extranjera y local de BBB a BBB-, último escalón del rating considerado de carácter inversor, sumándose a la decisión que ya había tomado Moodys la semana pasada en el mismo sentido.
Petrobras quedó envuelta en un escándalo cuando una investigación policial sacó a la luz una red de corrupción, por la cual grandes constructoras unidas en un cartel pagaban sobornos a cambio de millonarios contratos, dinero que luego se desviaba para el financiamiento de la política. Esa trama habría movido u$s 4.000 millones en una década.
Se espera para finales de febrero que la Procuración de a conocer la lista de políticos favorecidos por ese esquema ilegal, en un escrito a la Corte Suprema, lo que mantiene en vilo a los partidos que forman la alianza de gobierno y a algunos de la oposición.
La crisis de Petrobras podrá tomar cuerpo en el Parlamento con comisiones investigativas ahora que la presidencia de la Cámara de Diputados quedó en manos de Eduardo Cunha, un político adverso a Dilma, quien ganó la pulseada el domingo por la noche al candidato del PT, Arlindo Chinaglia, dejando malparado al coordinador del gabinete, Aloizio Mercadante, que tuvo a cargo las negociaciones para frenar el ascenso del díscolo.
Dilma recibió ayer otra mala noticia. La producción industrial del año pasado retrocedió 3,2%, configurando el peor resultado desde 2009, cuando arreciaba la crisis financiera internacional. La actividad del sector bajó 2,8% en diciembre y en el año se destacaron las pérdidas en el segmento automotriz, metalúrgico y de metal, con caídas de 16%, 7,4% y 9,8%, respectivamente.
Los datos se suman a otros decepcionantes en el área macroeconómica, como un crecimiento casi nulo del PBI el año pasado y déficits gemelos en las cuentas públicas. Un escenario que Dilma pretende combatir con un ajuste ya anunciado, cuyo tamaño dependerá de los resultados que vaya conquistando este año.

Noticias del día