Golpe a un símbolo de la cultura local

Camisas a cuadros, botas y sombreros texanos, minishorts y pantalones de jeans vestía gran parte de los asistentes al festival de música country donde se cometió la masacre.

El atacante de Las Vegas eligió como blanco a uno de los segmentos más conservadores de la cultura estadounidense, donde las armas son más bien un tema de celebración.

La matanza ocurrió en un concierto con entradas agotadas del cantante Jason Aldean, que encabeza los rankings de música country y cuyas canciones hablan de los valores y los reclamos de la clase trabajadora de EE.UU. Incluso, Aldean era el cantante principal del festival Route 91 Harvest en Las Vegas Strip un complejo de hoteles, casinos y restaurantes, lanzado en 2014.

Los conciertos en vivo de diferentes géneros musicales son cada vez más blanco de ataques.

El más reciente fue en mayo en Inglaterra: una bomba explotó en un concierto en Manchester de la estrella pop estadounidense Ariana Grande con fans principalmente de chicas adolescentes dejando 22 muertos y 59 heridos.

Más de Internacionales