Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gobiernos reclaman los ‘Panamá Papers’ para iniciar sus propias investigaciones

El diario alemán Süddeutsche Zeitung, que fue el primero que recibió la documentación, no está dispuesto a entregar a las autoridades los datos

Las filtraciones salieron del estudio Mossack Fonseca

Las filtraciones salieron del estudio Mossack Fonseca

La mayor filtración de documentos sobre inversiones off shore de la historia ya ocupan los esfuerzos de la mayor parte de los gobiernos del mundo que comenzaron a investigar los posibles ilícitos financieros cometidos. Los llamados Papeles de Panamá (Panamá Papers) involucran a numerosas personalidades de doscientos países hasta el momento e incluyen a Jefes de Estado, funcionarios, artistas, deportistas, grandes empresas y bancos, entre otros.
Australia, Austria, Bélgica, Brasil, España, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Suecia y Suiza fueron los primeros que anunciaron su interés en indagar sobre las acusaciones que afectan a personas y entidades de sus naciones y reclamaron la base de datos de más de 11,5 millones de documentos que se filtró a la prensa desde el bufet de abogados Mossack Fonseca con sede en Panamá.
Sin embargo, el diario alemán Süddeutsche Zeitung, que fue el que recibió en un primer momento la documentación, no está dispuesto a entregar a las autoridades los datos. "No somos el brazo de la fiscalía. Somos periodistas", dijo a Dpa Frederik Obermaier, uno de los reporteros del periódico de Múnich encargado de la investigación.
El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y más de 100 otras organizaciones de noticias del mundo tienen en su poder un cúmulo de información que los Estados prefieren conocer de antemano y ya se movilizan para conseguir el acceso directo. El material cubre un período de casi 40 años, desde 1977 hasta diciembre pasado, y revela movimientos de empresas con domicilio en paraísos fiscales que podrían haber sido usadas para el lavado de dinero, el tráfico de armas y drogas y la evasión de impuestos.
El gobierno británico, que tutela a la mayoría de los paraísos fiscales del mundo, reclamó rápidamente una copia de los datos filtrados. Lo mismo hizo la Oficina australiana de impuestos, que dijo investigar a más de 800 clientes ricos de Mossack Fonseca, 120 de los cuales están vinculados con un proveedor de servicios "offshore" de Hong Kong.
La Agencia Tributaria española anunció, por su parte, que decidió investigar a los españoles afectados, entre ellos al astro argentino Lionel Messi, a la hermana del rey emérito Juan Carlos, Pilar de Borbón y al cineasta Pedro Almodóvar.
Desde Francia, el Ministerio de Finanzas anunció que pediría tener acceso a la documentación: "Cuando se reciban y comprueben esas informaciones, contaremos con instrumentos jurídicos para exigir los impuestos evadidos e imponer sanciones". El supervisor de los mercados financieros de Suiza, Finma, abrirá también una investigación preliminar: "Aclararemos en que medida utilizaron los bancos suizos los servicios de este bufete de abogados (...) y si violó la regulación suiza", informó el organismo en Berna. "Si recibimos indicios de que hay institutos que violen las disposiciones, actuamos en el marco de nuestra labor de vigilancia", agregó la Finma, que no se pronunció sobre bancos en concreto. Sin embargo, la Fiscalía suiza no abrirá por el momento investigaciones. "Para que pueda abrir un proceso penal y adoptar sanciones, tiene que haber suficientes sospechas", informó
Según el ICIJ, los bancos suizos Credit Suisse y UBS fundaron 918 y 579 compañías offshores respectivamente.
Las autoridades fiscales de Holanda e Israel también investigarán las informaciones aparecidas y comprobarán si hubo evasión fiscal.
En Islandia, en tanto, la filtración acusa directamente al primer ministro Sigmundur Gunnlaugsson y el escándalo crece.
Desde la oposición ya amenazan con votar en el parlamento una moción de censura que de por finalizado su mandato. Más de 22.000 personas firmaron a favor de su dimisión, en un país de 320.000 habitantes y hubo numerosas manifestaciones callejeras reclamando la renuncia.
Otro de los jefes de Estado involucrados es el presidente de Ucrania, Petro Poroschenko, quien posee una empresa en las Islas Vírgenes Británicas desde agosto de 2014, justo en el momento más álgido del conflicto en Donbás. Legisladores ucranianos dijeron que el parlamento deberá investigar las acusaciones, aunque el oficialismo ucraniano está en condiciones de evitar cualquier avance político en su contra.
En Brasil, la filtración sumó nuevas imputaciones a las investigaciones de corrupción en curso. Funcionarios y dirigentes de todo el arco político figuran en los "papers". Incluidos dirigentes del partido PMDB, que recientemente abandonó el gobierno y del PSDB, el principal partido de oposición.