Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Gobierno da un giro en la política climática internacional

Así lo reconoció el subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable nacional, Carlos Gentile en diálogo con Cronista.com. “Queremos una posición más proactiva”, aseguró y reconoció que “no están cómodos” con lo realizado por el Kirchnerismo.

Gobierno da un giro en la política climática internacional

Vientos de cambio parecen soplar para la política exterior argentina, vientos que llegaron esta semana a la ciudad alemana de Bonn, sede de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), donde, hasta ayer, tuvo lugar la primera reunión internacional abocada a la temática luego de la apertura de firmas del acuerdo de París.

Centrada en establecer los lineamientos de tal documento –que fue adoptado por 195 países al finalizar la COP21 que se realizó en diciembre último en la capital francesa, y que tiene por objetivo limitar el aumento de la temperatura promedio global a “muy por debajo” de 2°C para fin de siglo– y marcar la cancha de lo que será la próxima Cumbre del Clima (COP22, a realizarse en Marrakech durante noviembre de este año), esta fue el escenario de un giro en el posicionamiento argentino en tales negociaciones.

Hasta la fecha, el país había pertenecido al grupo “Like-Minded Developing Countries” (LMDC, algo así como “países en desarrollo de pensamiento similar”), que se caracteriza por su posición intransigente respecto de temas específicos como, por ejemplo, las medidas de mitigación al cambio climático que los gobiernos deben implementar, y que suponía la asociación con países como Arabia Saudita y Venezuela, algo que fue muy cuestionado durante la COP21. Pero, ahora, esto cambió. Y la intransigencia parece haber sido reemplazada por apertura.

“Queremos una posición más proactiva. No nos oponemos a nada, sino que negociamos todo. Volvimos a todas las mesas”, contó a el Cronista.com, Carlos Gentile, subsecretario y Desarrollo Sustentable nacional, quien fue el responsable de anunciar la ruptura con el LMDC durante la conferencia. “Queremos ver cómo se distribuyen las estrategias de aquí en adelante, pero nos parece bueno mantenernos solos por el momento”, añadió.

Presente también en Bonn, Enrique Maurtua Konstantinidis, director del Área Cambio Climático en Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), fue testigo de este cambio de hábito. “Se está viendo que la Argentina está teniendo mayor apertura. Se abre mucho más a hablar con todas las Partes”, describió el especialista que ha visto la evolución de la posición nacional en estos temas durante una década. “Ahora la Argentina está sola. Y, en mi opinión, está muy bien que así sea, por lo menos hasta que se ordene y defina objetivos. Yo veo al país jugando un tiempo así. Si lo maneja bien, tiene la oportunidad de encontrar un rol más de mediador, más constructivo y menos a la defensiva”, reflexionó.

Previo al anuncio de la noticia, Gentile se reunió con los jefes de delegación de India y China –dos potencias del grupo– para adelantárselas. “Lo tomaron muy bien, ni cerca se dañó alguna relación bilateral por la decisión. Lo entendieron. Es más, lo esperaban”, detalló. Por otra parte, y desde esta nueva posición autónoma, la Argentina ahora está posando su mirada en América latina, para identificar los puntos de encuentro que pueden existir con otros países de la región. “Se está armando algo que, para mí, es muy bueno. Se respira una unión más allá de los grupos a los que cada uno pertenece”, señaló el funcionario. Si bien, de momento, no se analiza la posibilidad de armar un bloque, para él, “es probable que la dinámica regional se de naturalmente”, lo que sí “puede llevar a una alianza más sólida” en el futuro.

Compromisos nacionales

El alejamiento del LMDC se da en paralelo con otros procesos que la Argentina está encarando en vías de profundizar su lucha contra el cambio climático, marco dentro del cual se creó el Gabinete Nacional de Cambio Climático (compuesto por doce ministros) y se están revisando las contribuciones nacionales (NDC, por sus siglas en inglés) en esta materia que se presentaron previo a la COP21.

“No estábamos cómodos con el trabajo que el gobierno anterior hizo con las contribuciones”, detalló Gentile. En este sentido, su proceso de revisión actual busca identificar “cuáles son las mejores opciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero” a través del consenso y la construcción conjunta de los distintos sectores productivos del país. “Queremos hacer el NDC más ambicioso. Es complicado, ya que los sectores necesitan crecer. Por eso, el gran objetivo es desacoplar emisiones de crecimiento. Se puede”, enfatizó.

Este trabajo, a su vez, tiene el potencial de colocar al país a la vanguardia de los esfuerzos internacionales para apuntalar el acuerdo de París. “La Argentina es el único país que está comenzando a revisar su NDC, y podría transformarse en el primero en presentar una versión mejorada del mismo”, subrayó Maurtua Konstantinidis respecto de este punto, que representa “una oportunidad bastante simpática”. Sobre todo, desde el punto de vista económico.

Sucede que la combinación de estas iniciativas, en palabras de Gentile, “abre la puerta al financiamiento”, algo que la Argentina necesita para poder implementar políticas de mitigación y adaptación al cambio climático. “Primero hay que ofrecer, y después hablamos de financiamiento”, cerró.