Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Giro de la Casa Blanca en conflicto israelí-palestino

Misil disparado en Gaza

Misil disparado en Gaza

La Casa Blanca se alejó de su política tradicional de dos Estados para el conflicto israelí-palestino, con la afirmación del presidente estadounidense, Donald Trump, de que puede "aceptar cualquiera de las dos soluciones: un Estado o dos Estados".

Así lo indicó en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, tras recibirlo en la Casa Blanca. Eludió tomar una posición firme y también se desligó de cualquier futuro rol como mediador, al promover una "negociación directa" entre israelíes y palestinos. "Como en cualquier negociación exitosa, las dos partes deberán hacer concesiones. ¿Lo sabe, no?", dijo Trump mirando a Netanyahu.
Hasta ahora Washington defendía un acuerdo de paz que garantice la futura convivencia del Estado de Israel con un Estado palestino, y varios antecesores de Trump en la Casa Blanca oficiaron de mediadores en el conflicto.

El mandatario le pidió a Israel que "contenga un poquito (la expansión de) los asentamientos" judíos en los territorios palestinos ocupados y a los palestinos les reclamó que "abandonen el odio que enseña contra Israel".

Netanyahu se limitó a detallar lo que calificó como los "dos principales prerrequisitos para la paz": Que los palestinos acepten el Estado de Israel y que Israel mantenga el control de seguridad del área al oeste del río Jordán, en referencia a todo el territorio de Cisjordania, hoy considerado por la mayoría de los países del mundo como una región palestina ocupada por Israel desde 1967.

El presidente palestino Mahmud Abbas, reaccionó ratificando su apoyo a la solución de dos Estados, y se mostró listo para "trabajar por la paz" con Trump.
En otro orden, Trump y Netanyahu calificaron a Irán como una de las mayores amenazas internacionales actuales.