Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Fuerte terremoto en Japón reaviva el temor a una catástrofe nuclear

Un fuerte terremoto de 7,3 grados de magnitud en la escala abierta de Ritcher sacudió Japón y reavivó el recuerdo de la catástrofe de 2011 debido a un alerta de tsunami, que se concretó en una escala mínima. No se reportaron daños graves ni víctimas, aunque hubo algunos desperfectos momentáneos en las centrales nucleares afectadas hace cinco años.
El sismo se registró a las 05.59 hora local y tuvo su hipocentro a 10 kilómetros de profundidad en la costa de Fukushima, a unos 200 kilómetros de Tokio.
El temblor, que pudo sentirse con fuerza en Tokio, tuvo una magnitud de 5 sobre 7 en la escala japonesa, que se centra más en las zonas afectadas que en la intensidad.
Las autoridades niponas activaron la alerta de evacuación ante la llegada de un tsunami, que se esperaba fuera de hasta tres metros en la costa de Fukushima y de un metro en el litoral de otras cuatro prefecturas, Miyagi, Ibaraki, Iwate y Chiba.
Posteriormente, la agencia Meteorológica amplió el alerta de tsunami de hasta un metro a las islas de Izu.
Se registraron varias olas de entre 30 y 90 metros en diversos puertos de la costa noreste, sin que causaran ningún daño.
El ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, informó que el proceso de evacuación en las áreas afectadas se había llevado de manera adecuada y pidió a las víctimas del sismo que siguieran de cerca la información.
"He dado las instrucciones a los miembros de mi Gabinete en Tokio para que recaben la información necesaria y aseguren absolutamente la seguridad", aseguró por su parte el primer ministro nipón, Shinzo Abe, en una declaración a los medios en Buenos Aires, donde se encuentra de visita oficial.
Los servicios de tren del este de Japón quedaron parcialmente suspendidos tras el seísmo y los medios japoneses informaron de un incendio en un complejo petrolero en la localidad de Iwaki, en la prefectura de Fukushima.
Las plantas nucleares situadas en las zonas afectadas, incluida la accidentada central de Fukushima 1, no registraron incidentes graves, según informó la cadena pública NHK. El único inconveniente que se informó fue en la central nuclear de Fukushima 2 donde el sistema de refrigeración de combustible se paró pero volvió a activarse en modo alternativo, por lo que no se consideraba peligrosa la situación.
Japón se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están diseñadas para aguantar los temblores. El archipiélago sufrió dos fuertes sismos en la región de Kumamoto (suroeste) en abril, seguido de más de 1700 réplicas que causaron unos 50 muertos e importantes daños materiales.