LOS ATAQUES DEL GRUPO TERRORISTA EL VIERNES EN PAR S DEJARON 130 MUERTOS

Francia lanza un masivo bombardeo contra bastión del Estado Islámico en Siria

La aviación francesa destruyó una importante base del EI, como réplica a los múltiples atentados sufridos en París. La capital gala continúa en alerta máxima

Francia bombardeó ayer Raqqa, bastión del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, en represalia por los atentados que dejaron 129 muertos y 350 heridos la noche del viernes en París, que permanecía en alerta máxima por temor a nuevos ataques y a la caza de uno de los autores materiales de la masacre que presumiblemente habría huido a Bélgica o España.


La veintena de bombas lanzadas desde aviones cazas destruyeron un puesto de mando de EI que servía como centro de reclutamiento y depósito de armas y un campo de entrenamiento de la milicia yihadista, según fuentes del ministerio de Defensa galo. Los ataques fueron coordinados con las fuerzas de Estados Unidos en la zona.
Dos días después de los atentados sincronizados en un teatro, los alrededores del Estadio de Francia y varios bares y restaurantes que operaron tres comandos terroristas integrados por al menos ocho personas, y que sumieron a Francia en una absoluta perplejidad, las autoridades policiales lanzaron un alerta internacional para la búsqueda de Salah Abdeslam, un belga de 26 años que habría ayudado a perpetrar la tragedia y huido luego de París.


Abdeslam, cuya fotografía fue divulgada por las autoridades, sería la persona que alquiló en Bélgica un vehículo utilizado por los terroristas que asesinaron al menos 89 personas que asistían a un concierto en el teatro Bataclan, y que fue luego abandonado con armas en su interior. El sábado había sido parado cuando circulaba en otro vehículo junto a dos individuos en un control de rutas en la frontera franco-belga, pero pudo seguir porque no se sospechaba aún de su vinculación con los ataques. Horas más tarde, la policía belga detuvo a siete personas en Molenbeek, un barrio de Bruselas sospechado de ser la cuna del radicalismo, entre las cuales un hermano de Abdeslam.


Otro hermano de Salah, al que medios identificaron como Ibrahim, sería uno de los terroristas suicidas que detonó su cinturón de explosivos en viernes en uno de los restaurantes atacados. En tanto, la policía francesa interrogaba ayer a siete familiares de Ismael Omar Mostefai, el primero de los yihadistas identificados por un dedo encontrado entre los escombros de Bataclan. Mostefai, un francés de 29 años, tenía antecedentes penales por delitos menores y había sido fichado por radicalizarse aunque no se lo vinculaba con ninguna red terrorista. Algunos de los terroristas habrían pasado una temporada en Siria, en cuyo territorio junto a parte de Irak EI autoproclamó un califato a mediados del año pasado.


El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, aseguró ayer que los atentados fueron preparados en el exterior y "movilizaron un equipo de actores en Bélgica, que se beneficiaron con complicidades en Francia". Fuentes del Parlamento indicaron ayer que el presidente francés Francois Hollande pediría prorrogar por tres meses el estado de emergencia declarado el viernes.


El peor ataque terrorista que sufriera Francia demostró la fuerza que mantiene EI fuera de las fronteras del califato, a pesar de los bombardeos de Rusia, Estados Unidos y Francia. Una serie de atentados sangrientos antecedieron a la tragedia de París. El jueves dos terroristas suicidas se inmolaron en Beirut con un saldo de 40 muertos; el mismo viernes hubo otro ataque contra una mezquita chiita en Bagdad, que siguieron al ocurrido varias semanas atrás durante una marcha en Ankara, con 100 fallecidos, y su probable participación en el derribo del avión de pasajeros ruso que se estrelló en la península de Sinaí. ocurrido varias semanas atrás durante una marcha en Ankara, con 100 fallecidos, y su probable participación en el derribo del avión de pasajeros ruso que se estrelló en la península de Sinaí.

Tags relacionados

Noticias del día