Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Fiscalía de Brasil presenta cargos contra Lula por corrupción

La Fiscalía brasileña presentó ayer cargos por corrupción contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y su esposa, Marisa Leticia, en una investigación sobre la propiedad de un departamento en la playa de Guarujá que le atribuyen y que el ex sindicalista negó poseer y que tiene vínculos con el caso de Petrobras.
Se trata de la primera imputación formal contra Lula en las tres causas en que es investigado por supuestamente haber recibido beneficios de empresas que se favorecieron de la gigantesca red de corrupción en la petrolera estatal. La acusación será analizada por el juez federal Sergio Moro, que dirige la investigación sobre los desvíos, que deberá decidir si abre juicio contra los acusados. Lula fue el "comandate máximo del esquema de corrupción en Petrobras", dijeron los fiscales que presentaron la acusación en una rueda de prensa en Curitiba. Al respecto, Lula dijo que los cargos en su contra "tienen motivación política", carecen de respaldo jurídico y son una "farsa", según un comunicado de sus abogados.
La acusación se extiende al presidente del Instituto Lula, Paulo Okamoto, y otros cinco ejecutivos de la empresa OAS.
Los tres cargos presentados contra Lula y su esposa son corrupción pasiva, fraude documental y lavado de capitales. Las denuncias incluyen, entre otros, a Leo Pinheiro y Paulo Gordilho, el ex presidente y un ingeniero de OAS, una de las constructoras ya condenadas por haber participado en la red que desvió millonarios recursos públicos de contratos con la petrolera. La Fiscalía informó que OAS gastó unos u$s 333.000 en reformar y amueblar un departamento en Guarujá, en el litoral de San Pablo, que sería para uso de la familia Lula, pese a que su nombre no aparece en los papeles de propiedad. También acusaron a esa firma de haber pagado casi u$s 400.000 por el alquiler del depósito en el que Lula guardó entre 2011 y 2016 los regalos que recibió cuando era jefe de Estado. Los abogados de Lula, que pagó la primera cuota para adquirir el departamento, alegan que el ex presidente luego desistió del negocio y pidió la devolución del dinero, por lo que no puede atribuírsele su propiedad.