más APERTURA DEL MERCOSUR NECESITA DEL CONSENSO REGIONAL

Expertos no prevén grandes cambios en las relaciones con la Argentina

Después de 12 años de gobierno del PT en Brasil, las relaciones en materia económica con la Argentina no atraviesan su mejor momento. La persistencia de la crisis internacional a la vez que afecta a ambas economías, profundizó los debates sobre la forma de manejar los conflictos bilaterales a ambos lados de la frontera. Y en Brasil, la campaña electoral es un marco privilegiado para este tipo de discusiones. Las propuestas de los opositores Marina Silva y Aécio Neves sobre la necesidad de ampliar los mercados por fuera del Mercosur, e incluso de realizar acuerdos de libre comercio con otros países se convirtieron en el eje de la disputa con Dilma Rousseff.
Sin embargo, para el especialista del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), Gustavo Parego, las declaraciones suenan a posiciones extremas que no se van a verificar en la realidad. "Gane quien gane hay una porción del empresariado como de la opinión pública que está buscando un cambio en relación al Mercosur, pero ni todo seguirá igual si gana Dilma, ni todo cambiará abruptamente si ganan Aécio o Marina". "La necesidad de contar con el mercado argentino de Brasil como destino de los productos manufacturados hará que no haya grandes cambios estratégicos", define.
Félix Peña, Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC, opina en la misma dirección. "No es válido tomar al pie de la letra lo que dicen hoy los candidatos, sino que hay que imaginar que van a decir cuando sean gobierno" y "aunque se pueda decir que hay voluntad de cambiar el Mercosur, se debe contar con un consenso amplio entre los diversos actores regionales".
Que no haya cambios sustanciales, sin embargo, no quiere decir que no pueda haber rispideces a superar. Y eso necesariamente se dará a nivel político. Es probable que la relación con el gobierno argentino no se modifique en gran medida en un nuevo mandato de Dilma. En cambio, aunque las encuestas dicen que es improbable, la presidencia de Marina Silva o aún de Aécio Neves, sí pueden generar disputas.
Para la investigadora de FLACSO, Diana Tussie, el principal desafío que va enfrentar la Argentina en los años venideros será la mejora del ritmo de crecimiento de la economía brasileña. Y allí sí, según ella, hay grandes diferencias que afectarán a nuestro país.
"Marina y Aécio tienen un visión más conservadora en lo económico, con un perfil monetarista. En cambio un nuevo gobierno de Dilma crea un escenario más conocido para la Argentina".
Para Raúl Ochoa, profesor de la Universidad Tres de Febrero, lo preocupante es que "hubo una caída histórica, al nivel de inicios del Mercosur, en el comercio bilateral que llegó al 6% desde enero de este año a la fecha. Y esto ocurrió por un gran enfriamiento de las relaciones comerciales". Para el catedrático, tanto con Dilma como con Marina se impone la realización de mejoras en la relación comercial bilateral, aunque la opositora tiene menos compromisos con el actual gobierno argentino.

Noticias de tu interés