Evo canta victoria con diferencia de 10,13 puntos y lanza dardos contra OEA

El presidente de Bolivia Luego de que la OEA recomendara un ballottage en Bolivia aunque Evo Morales gane en primera ronda, el presidente dijo que "no quiero pensar que la OEA ya está con golpe de Estado, golpe de Estado interno y externo", y recomendó que ese organismo evalúe el desempeño de sus observadores en Bolivia. 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró hoy que los resultados del recuento realizado hasta ahora por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ya le permiten cantar victoria.

"Ganamos en la primera vuelta", aseguró hoy cuando con el 98,42% del escrutinio, el candidato por el Movimiento al Socialismo (MAS) reunía el 46,83% de los sufragios, frente al 36,7% del opositor Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), una diferencia de 10,13% con la que ganaría en primera ronda, aunque por estrechísimo margen.

El mandatario celebró la "buena noticia" y lamentó que ciertos "grupos de políticos" desconozcan los datos. "Insisten en el odio, en el desprecio, en la discriminación", aseguró e invitó a la oposición a una "profunda reflexión" sobre lo ocurrido en estos últimos días, marcados por las tensiones políticas y sociales.

Pero también aseguró que irá a segunda vuelta si no logra ganar en primera, aunque confía que el recuento final le dé la victoria sin esperar a otra ronda electoral.

Ayer, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Conferencia Episcopal habían instado a que incluso si el recuento diera una estrecha victoria del mandatario, se realice el ballottage, dadas las sospechas de fraude electoral e irregularidades iniciales en el cómputo.

"Si no ganaríamos con menos del 10%, vamos a respetarlos", declaró mientras se aguarda el resultado final. El sistema electoral boliviano da la victoria al candidato con al menos el 50% más uno de los votos o el 40% con diez puntos de ventaja sobre el segundo, pero si no alcanza estos porcentajes, los dos más votados van a segunda vuelta.

"Si el resultado final dice que vamos a segunda vuelta, vamos a ir", al igual que "si el cómputo final dice que no hay segunda vuelta, vamos a respetar", proclamó.

El mandatario boliviano instó a la OEA a que evalúe la misión de observadores enviada a Bolivia para estos comicios, porque a su juicio nadie ha demostrado un fraude del que ya se alertaba desde antes de la votación.

"No quiero pensar que la OEA ya está con golpe de Estado, golpe de Estado interno y externo", dijo, para añadir que este organismo "debería evaluar a la misión también", en referencia a los observadores. En este punto, reclamó que desde el exterior se respeten las normas internas del país.

Morales considera un intento de "golpe de Estado" las denuncias de fraude desde la oposición, para negarle una victoria en primera ronda.

 

Tags relacionados