Europa acusa a Irán de incumplir los términos del acuerdo nuclear

Tras el asesinato de Qassem Soleimani, la república islámica anunció que eliminaba su límites al enriquecimiento de uranio. El Reino Unido, Francia y Alemania quieren que cumpla con sus compromisos

Tras días de infructuosas negociaciones con Irán, el Reino Unido, Francia y Alemania acusaron formalmente a la república islámica de violar los términos del acuerdo nuclear firmado en 2015. Se trata de la medida más fuerte que los países europeos han tomado hasta ahora para obligar a que Irán frene su programa nuclear. De no hacerlo, eventualmente podría terminar en la reimposición de las sanciones de la ONU levantadas por el acuerdo.

Irán –que niega que su programa nuclear esté destinado a construir una bomba– ha ido reduciendo gradualmente sus compromisos con el acuerdo desde la salida del propio Estados Unidos, en 2018. Finalmente, el 6 de enero pasado Teherán manifestó que eliminaría sus límites al enriquecimiento de uranio, en una de las primeras respuestas al asesinato del líder de las Fuerzas Quds, el general Qassem Soleimani.

China, el último protagonista del conflicto entre EE.UU. e Irán

"Nuestros países no se unen a una campaña para aplicar la máxima presión contra Irán. Nuestra esperanza es que vuelva a cumplir plenamente sus compromisos en el marco del Plan de Acción Integral Conjunta", aclararon las naciones europeas y agregaron: "Dados los recientes acontecimientos, es importante que no añadamos una crisis de proliferación nuclear a la actual escalada que amenaza a toda la región".

Para poner en marcha el mecanismo, los Estados europeos notificaron a la Unión Europea (UE), que actúa como garante del acuerdo. El jefe de la política exterior de la UE, Joseph Borrell, dijo que el objetivo no era reponer las sanciones sino asegurar su cumplimiento.

Iraníes se rebelan contra su gobierno en medio de la tensión con EE.UU.

Se espera que la UE informe a los otros miembros del acuerdo –Rusia, China y el propio Irán– sobre la medida. Luego se abre un período de 15 días para resolver las diferencias y, una vez cumplidas las dos semanas, puede derivar en una prórroga del plazo o en la reimposición de las sanciones de la ONU.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, afirmó ayer que no ve motivos para la activación del mecanismo de disputa, mientras que para Irán se trata de un "error estratégico". Días atrás, China había prometido hacer "esfuerzos incansables" para mantener a los iraníes dentro del acuerdo, pero por ahora no ha emitido más declaraciones.

Tags relacionados