Estados Unidos vs China: acusan a dos hackers chinos de un robo masivo de datos de coronavirus y Defensa

Según el Departamento de Justicia estadounidense, habrían robado propiedad intelectual sobre diseño de armas, medicamentos y código fuente de software, entre otras cosas 

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ por sus siglas en inglés) acusó a dos ciudadanos chinos de robar "terabytes de data" a empresas y agencias gubernamentales estadounidenses para su beneficio personal, pero también por orden del gobierno de China. Están acusados, además, de buscar vulnerabilidades en los sistemas de empresas que actualmente están desarrollando tratamientos y vacunas para el coronavirus.

En una acusación difundida hoy, el DOJ y el FBI revelaron que Li Xiaoyu y Dong Jiazhi que– operaban desde China – estuvieron involucrados en una extensa (al menos 10 años) campaña de ciberespionaje que implicó el robo de diseños de armas, información sobre fármacos, código fuente de software, entre otras cosas.

En algunos casos los acusados habrían actuado en beneficio propio, pero en otros lo habrían hecho bajo instrucción, y "con la asistencia", del Ministerio de Seguridad Pública –más específicamente del Departamento de Seguridad Pública de Guandong– y otras agencias gubernamentales chinas, según afirmaron funcionarios del DOJ y del FBI.

"Ahora China ocupa un lugar, junto con Rusia, Irán y Corea del Norte, en ese vergonzoso club de países que le  dan refugio a los cibercriminales a cambio de que éstos estén 'de guardia' para trabajar en beneficio del Estado, para alimentar el hambre insaciable del Partido Comunista Chino por la propiedad intelectual que tanto le ha costado conseguir a las empresas estadounidenses y otras empresas no chinas, incluida la investigación sobre Covid-19", dijo el fiscal general adjunto de Seguridad Nacional John Demers.

The #FBI and our partners have announced that a federal grand jury returned an indictment earlier this month charging Li Xiaoyu and Dong Jiazhi for their alleged participation in a global computer intrusion campaign. https://t.co/BJOJtDA8cH pic.twitter.com/zMVJkmHubL

— FBI (@FBI) July 21, 2020

Li y Dong (buscados por el FBI) fueron acusados de llevar adelante "una campaña de hackeo" que apuntaba a empresas radicadas en países con alta tecnología como Australia, Bélgica, Alemania, Japón, Países Bajos, España, Corea del Sur, Suecia y el Reino Unido, además de EE.UU. Las industrias que tenían como objetivo se dedicaban a la producción de alta tecnología; la ingeniería industrial, civil y de productos médicos; medicamentos; software; energía solar; y Defensa.

Acceso no autorizado, conspiración para cometer robo de secretos comerciales, fraude electrónico y robo de identidad agravado, son algunos de los delitos que se les atribuyen.

"La naturaleza y el valor del material robado por estos hackers no puede ser medido sólo en dólares y eso fue un indicio de que está impulsado por el Estado", concluyó el agente especial a cargo Raymond Duda, de la oficina del FBI en Seatle.

Según informaron las autoridades estadounidenses, a lo largo de los años los hackers lograron robar secretos comerciales (diseños tecnológicos, procesos de producción, mecanismos de prueba y resultados; códigos fuente; y estructuras químicas farmacéuticas) de al menos 8 víctimas; además de tecnología, propiedad intelectual e información de varias empresas y agencias gubernamentales, e incluso personas.

El subdirector del FBI, David Bowdich, dijo que la acusación "demuestra las graves consecuencias a las que se enfrentarán el MSS [Ministerio de Seguridad] chino y sus intermediarios, si continúan desplegando tácticas cibernéticas maliciosas ya sea para robar lo que no pueden crear o silenciar lo que no quieren oír" y agregó: "Los delitos cibernéticos dirigidos por los servicios de inteligencia del gobierno chino no sólo amenazan a los EE.UU. sino también a todos los demás países que apoyan el juego limpio (...) y también socavan gravemente el deseo de China de convertirse en un líder respetado en los asuntos mundiales. El FBI y nuestros socios internacionales no se quedarán de brazos cruzados ante esta amenaza, y estamos comprometidos a hacer responsable al gobierno chino".

Tags relacionados