Estados Unidos: la posible victoria de Joe Biden empuja las acciones de los fabricantes de armas

El temor a una mayor regulación en el uso de armas si ganan los demócratas, generó que se dispararan las ventas este año

Joe Biden y Kamala Harris no son los únicos que ganan con la ventaja demócrata en la previa a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre: las acciones de los fabricantes de armas estadounidenses como Smith & Wesson o Sturm Riuger subieron alrededor de un 8% en las últimas semanas y se espera que una victoria de los demócratas aumente el interés por la compra de armas.  

Biden considera que la violencia armada es "una epidemia de salud pública" e impulsa la derogación de la Ley de Protección del Comercio Legal en Armas (que libera a los fabribrantes de la responsabilidad civil por los productos que venden); prohibir la fabricación y venta de armas de asalto y cartuchos de alta capacidad; regular la posesión de armas de asalto; y verificación obligatoria de antecedentes para que se puedan vender o transferir armas, entre otras iniciativas.

Un triunfo del demócrata –especialmente si los azules logran quedarse con el senado– supone un regulación más estricta sobre la compra y el uso de armas por lo que, en un contexto incierto producto de la pandemia, los disturbios sociales por crímenes raciales y unas elecciones que no prometen resolverse fácilmente, suma motivos para disparar la venta de armamento.   

"En caso de que se elija una administración Biden-Harris, anticiparía un aumento de las ventas de rifles deportivos modernos, cargadores de gran capacidad y la munición correspondiente", le dijo Rommel Dionisio, analista de Aegis Capital, a Reuters. De hecho, en septiembre pasado Mark Smith (CEO de Smith & Wesson) reportó un crecimiento del 128% en las ventas netas de la compañía respecto al mismo trimestre de 2019.

El fenómeno se corresponde con las elecciones de 2016: el miedo a una mayor regulación con una eventual victoria de Hillary Clinton disparó las acciones de las compañías de armamentos, mientras que el triunfo del presidente Donald Trump derivó en una contracción porque los estadounidenses ya no tenían miedo de perder su acceso a las armas.

Pero incluso, en contra de lo que dicen las encuestas actuales, si Trump –ferviente defensor de la Segunda Enmienda–, la posibilidad de nuevas protestas violentas en un país profundamente polarizado podría impulsar la demanda adicional de armas de fuego para la autodefensa, le dijo Dionisio a Reuters.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios