Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Estados Unidos investiga como un acto terrorista el ataque en una discoteca gay

El agresor es un estadounidense de origen afgano que fue investigado por el FBI por presuntas conexiones con Estado Islámico. El grupo reivindicó el ataque

El ataque en un club nocturno gay de Orlando perpetrado por un estadounidense de origen afgano, con un saldo de al menos 53 muertos y medio centenar de heridos, que las autoridades investigan como un acto terrorista, dejará su sello en la campaña electoral para las presidenciales de noviembre.

Las dudas en torno a la vinculación del atacante con el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que reivindicó el episodio, sumaron confusión a la tragedia. De confirmarse esa relación, sería el peor ataque desde los atentados de Al Qaeda a las torres gemelas en septiembre de 2001.

Pero también volvió a poner sobre la mesa la facilidad para la adquisición y porte de armas en Estados Unidos.

El presidente Barack Obama calificó la masacre como "un acto de terrorismo y odio" y el "tiroteo más letal de la historia" e insistió en la necesidad de discutir el uso de armas por parte de civiles, una batalla que perdió durante sus dos mandatos, pero que calará hondo en el debate de los virtuales candidatos a sucederlo en la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

Omar Seddique Matteen, de 29 años y nacido en Nueva York, ingresó a la discoteca Pulse a las dos de la madrugada del domingo y comenzó a disparar. Cayó en el fuego cruzado con los policías que con explosivos y derribando una pared con un carro blindado ingresaron al lugar donde el atacante mantenía rehenes. Matteen llevaba un revólver, un rifle de asalto AR-15 y tenía permiso para portar armas. Las fuerzas de seguridad rescataron 30 personas en la operación.

Los investigadores informaron que Matteen había estado bajo el radar del FBI en 2013 y 2014 por sospechas de simpatías y conexiones con EI, pero que tras interrogarlo abandonaron la vigilancia.

Medios estadounidenses difundieron que el hombre llamó al servicio de emergencia y declaró su lealtad a EI antes de cometer el ataque. El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, afirmó sin dudar en una rueda de prensa que se "trató de un claro ataque terrorista". "El ataque fue cometido por un soldado de Estados Islámico", reivindicó el grupo yihadista a través de una agencia de información afín.

Pero el padre de Matten, Mir Seddique vinculó la tragedia con la homofobia y desmintió que tuviera razones religiosas. Contó a los medios la ira que le había despertado a su hijo hace algunos meses ver cómo dos hombres se besaban en Miami, y sugirió que el episodio podría haber desatado la masacre. Una ex esposa señaló que "no era una persona estable", lo describió como un hombre violento y dijo que la golpeaba. Pero agregó que no había visto señales de radicalización de su ex marido. Seddique trabajaba como personal de seguridad en un instituto para menores infractores.

Cuando sobrevolaban las dudas en torno a las causas de la tragedia, Donald Trump, reforzó el perfil xenófobo que le dará a su campaña. Exigió en un comunicado actuar "con dureza e inteligencia" contra el "terrorismo radical islámico".

‘Lo que ocurrió en Orlando es sólo el comienzo. Nuestro liderazgo es débil e ineficiente‘, señaló el multimillonario, que pidió la renuncia de Obama tras acusarlo de no haber mencionado las palabras "islam radical" en el discurso en que condenó el ataque.

Hillary, que en campaña prometió enfrentar el lobby de los defensores del libre porte de armas, puso ayer el acento en ese punto. "Esto nos recuerda una vez más que las armas de guerra no tienen lugar en nuestras calles", señaló la aspirante demócrata.

El ataque al club Pulse coincide con el mes del Orgullo Gay en Estados Unidos, con desfiles y eventos en todo el país. En varias ciudades se extremaron las medidas de seguridad en el marco de los desfiles del orgullo gay que estaban previstos el domingo. El de ayer se suma a una larga lista de ataques con armas en Estados Unidos.