Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Estados Unidos apunta a la acción de "un lobo solitario" en Orlando

Los investigadores dicen que no integraba una red terrorista pero tienen indicios de que se radicalizó. Obama aseguró que se trata de "terrorismo autóctono"

La masacre de Orlando que se cobró la vida de 49 personas más la del propio asesino no fue dirigida desde el exterior ni su autor, Omar Matten, integra una red terrorista, sino que resultó obra de un "lobo solitario" que actuó inspirado en la propaganda radical de Estado Islámico (EI) en internet, de acuerdo a las investigaciones preliminares de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI).
"Hay fuertes indicios de radicalización de este asesino y una potencial inspiración por organizaciones terroristas extranjeras",dijo en Washington James Comey, director del FBI.
Comey reveló que el estadounidense de origen afgano de 29 años que entró la madrugada del domingo a una discoteca gay y perpetró el peor ataque desde los atentados a las torres gemelas en 2001, mantuvo tres diálogos con el servicio de emergencias esa noche, en los que aseguró que actuaba en nombre de EI y reivindicó actos similares como el atentando con bombas de la maratón de Boston en 2013. Pero los investigadores no encontraron hasta ahora ningún vínculo directo con el grupo terrorista, a pesar de que medios de prensa cercanos a EI lo calificaron como "un combatiente" de la milicia terrorista.
El accionar de Matten se asemeja al de la pareja que en diciembre de 2015 mató a tiros a 14 personas en un centro de salud de San Bernardino, y luego murió abatida por fuerzas de seguridad en un tiroteo.
Los "lobos solitarios" inspirados en la propaganda terrorista constituyen un desafío de grandes dimensiones en un país que se preparó para enfrentar atentados complejos tras el trauma de las torres gemelas. En el caso de Orlando las sospechas que llevaron al FBI a vigilar e incluso interrogar a Matten hace dos años no alcanzaron para evitar la tragedia.
El presidente Barack Obama calificó ayer lo ocurrido como "un claro ejemplo del extremismo autóctono que nos tiene preocupados desde hace tiempo‘.
La masacre de Orlando inflamará la campaña electoral para las presidenciales que disputarán la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.
El excéntrico magnate reiteró ayer su propuesta de suspender el ingreso de inmigrantes provenientes de países relacionados con amenazas terroristas, sin especificar a cuáles se refería. Y desconsiderando que Matten había nacido, crecido y estudiado en Estados Unidos, lo que lo dejaría fuera de la categoría diseñada por Trump.
"No podemos seguir dejando entrar a miles y miles de personas a nuestro país, muchas de las cuales piensan de igual forma que el asesino salvaje", dijo Trump, decidido a explotar la tragedia para mostrar ventaja sobre su rival, a la que acusa de ser débil para enfrentar la amenaza terrorista.
Hillary centró su discurso en la necesidad de luchar contra la "autorradicalización" y la regulación del acceso a las armas.
La ex primera dama afirmó que si alguien está siendo investigado por el FBI como sospechoso por posibles vínculos con el terrorismo, como fue el caso de Mateen, no debería poder comprar un arma legalmente.
Clinton prometió que si llega a la Casa Blanca en noviembre, una de sus prioridades será "identificar y parar a los lobos solitarios" dispuestos a cometer ataques, aunque tampoco explicó la estrategia. E insistió con su propuesta de prohibir la venta de armas de guerra a civiles.
Trump y Hillary tienen posturas opuestas sobre el riesgo de la amenaza terrorista y la regulación de la adquisición de armas, por lo que el grado de adhesión que cosechen en las próximas semanas podrá verse como un termómetro del ánimo de los ciudadanos estadounidenses sobre el tema.
Ayer hubo homenajes en varias ciudades del mundo para recordar a las víctimas de la tragedia, en su mayoría latinos. Hubo también concentraciones de colectivos homosexuales para mostrar su horror y su determinación de no ceder al miedo.