Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Escuchas telefónicas revelan pacto entre Dilma y Lula para eludir la investigación judicial

La TV difundió los diálogos entre la Presidenta y Lula. El Congreso podría iniciar hoy el proceso de destitución. Hubo nuevas manifestaciones populares

Miles de manifestantes salieron a las calles en San Pablo para reclamar la renuncia de Dila Rousseff

Miles de manifestantes salieron a las calles en San Pablo para reclamar la renuncia de Dila Rousseff

La divulgación pública de la grabación de una conversación telefónica entre la presidenta brasileña, Dilma Rousseff y el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva realizada por la Justicia potenció la crisis política que vive Brasil.


En la charla la mandataria le indica que le enviará un documento para que lo firme en "caso de necesidad", de lo que se desprende que le ofrece el Ministerio en su gobierno para lograr los fueros y así evitar una posible detención. "Estoy mandándote a Bessias junto con el papel, para que puedas tenerlo y usarlo en caso de necesidad, que es el término de la posesión", afirmó Rousseff en su conversación con Lula, que está investigado por sospechas de enriquecimiento ilícito, blanqueo de dinero y falsificación de documentos.


La conversación, según diferentes analistas, dejó traslucir que ambos están preocupados con la posibilidad de que algún juez ordene la detención preventiva de Lula antes de que el ex mandatario fuera investido como ministro, lo que se iba a realizar el próximo martes. Así obtendría fueros y solo podría ser juzgado por la Corte Suprema.


Sin embargo, y ante el escándalo y para minimizar riesgos, desde la presidencia decidieron adelantar para anoche la edición del "boletín oficial" (Diário Oficial da União) formalizando el nombramiento del Lula da Silva como jefe de la Casa Civil. La edición fue publicada en el sitio oficial justo después de la divulgación del diálogo.


La conversación fue grabada ayer mismo por la Policía Federal con autorización del juez Sergio Moro, que investiga la posible participación del ex mandatario en el escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.


Moro levantó el sigilo de las escuchas en las líneas telefónicas de Lula luego de que Rousseff anunciara su nombramiento como titular del influyente Ministerio de la Presidencia. Como el cargo de ministro le otorga al ex jefe de Estado fuero privilegiado, Moro tendrá que trasladar todo el proceso al Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país.


La jefa de Estado, en una rueda de prensa insistió en negar que su decisión busque blindar judicialmente a Lula y librarlo de los procesos que enfrenta en la Justicia y dijo que las investigaciones proseguirán, pero en otra instancia. "El cambio de instancia no significa que ya no será investigado. Significa que la Fiscalía y la Policía seguirán la investigación pero que el juez será la máxima corte. Por detrás de la afirmación de que el cambio de instancia es para esconderse sólo puede verse una desconfianza de la oposición con respecto a la corte suprema ¿Es eso que la oposición quiere decir que la corte no es confiable?", preguntó. De acuerdo con la mandataria, creer que la investigación del juez Moro es mejor que la de la Corte Suprema es invertir la jerarquía de la justicia.

Los abogados del ex presidente, por su parte calificaron como una "arbitrariedad" la decisión del juez de autorizar la divulgación de la grabación. "Es una arbitrariedad enorme. La divulgación de una escucha telefónica que envuelve al presidente de la República es algo muy grave", afirmó en una rueda de prensa Cristiano Zanin Martins, abogado del ex jefe de Estado.


El abogado también calificó la divulgación de la escucha telefónica como una irresponsabilidad debido a que "está generando una convulsión social, lo que no es papel del Poder Judicial".
Según el abogado de Lula, Moro también fue arbitrario al levantar el secreto precisamente en momentos en que el proceso ya no es de su competencia. Moro "tiene qué explicar por qué hizo eso. El hecho de que lo haya divulgado hoy, cuando ya no tiene competencia en el caso, revela que su intención es buscar una convulsión social". "La arbitrariedad es independiente del contenido y está en la divulgación de una conversación de la presidenta de la República en el momento en que ya no tenía poder sobre el proceso", agregó.

Anoche, en las calles de San Pablo y fundamentalmente en la Avenida Paulista miles de manifestantes iniciaron una protesta reclamando la renuncia de la presidenta. El ex candidato presidencial Aécio Neves afirmó que Dilma perdió las condiciones para gobernar y el ex presidente Fernando Henrique Cardoso consideró "escandaloso" el nombramiento al dirigente investigado en un proceso judicial.