Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Escándalo en Brasil: se filtró un audio en el que un ministro de Temer habla de separar a Dilma para frenar Lava Jato

Son diálogos que mantuvieron en marzo Romero Jucá, ministro de Planeamiento del gobierno interino e investigado en la mega causa de Petrobas, y Sergio Machado, expresidente de la mayor compañía de transporte de petróleo y gas brasileña. En horas de la tarde informó que se tomará licencia de su cargo.

Escándalo en Brasil: se filtró un audio en el que un ministro de Temer habla de separar a Dilma para frenar Lava Jato

La crisis política en Brasil está lejos de haberse calmado con la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff. Con un cuestionamiento muy fuerte por parte de la opinión pública, el presiente interino, Michel Temer, tuvo que enfrentar hoy su primer gran escándalo: uno de sus principales ministros, Romero Jucá, mantuvo en marzo una conversación con un alto empresario del sector petrolero en la que aseguraba que la única forma de "frenar la sangría" producida por la megacausa Lava Jato era apartar a la líder petista.

El contenido de los audios fue difundido hoy por el diario Folha de San Pablo. En una conversación de poco más de una hora, Romero Juncá, el ministro de Planificación del interinato de Temer, le dice a Sergio Machado, ex presidente de Transpetro (la mayor distribuidora de petróleo y gas de Brasil) que un "cambio" de Gobierno Federal provocaría un "pacto" para "frenar la sangría" producida por la causa que lleva el Juez Sergio Moro. 

Folha divulgó una grabación realizada antes de la votación del Congreso, que determinó el desplazamiento de Rousseff por 180 días, y que está en manos de la justicia.


Tanto Jucá, estrecho colaborador de Temer, como Machado están en la lista de los investigados en la trama de corrupción de la estatal.


El diario sugiere que Machado temía que la investigación en su contra pasara de la órbita de la Corte Suprema al juez federal de Curitiba Sergio Moro, y fuera obligado a aceptar convertirse en arrepentido, por lo que se puso en contacto con líderes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenecen Jucá y Temer.

En la grabación, Jucá coincidió en que el caso de Machado “no puede quedar en manos de ese (Moro)”. El actual ministro, que entonces se desempeñaba como senador, aludía a la necesidad de una respuesta política para evitar que el caso pasara a Curitiba.

Hay que resolver esa situación. Hay que cambiar al gobierno para frenar esa sangría”, dice Jucá, uno de los articuladores del impeachment contra Rousseff. Machado responde que se necesitaba “una cosa política y rápida”.

Juca alude entonces a conversaciones con “ministros de la Corte” sin dar nombres, y señala que esos jueces habrían relacionado la salida de Dilma con el fin de las presiones de la prensa y otros sectores favorables a la continuidad de las investigaciones sobre el Lava-Jato.

En una entrevista radial, el ministro de Planificación negó que piense en renunciar y dijo estar tranquilo, aunque luego de esas declaraciones pidió "licencia" y ya no integra el Gabinete de Temer.

Me refería a la sangría en la economía, de lo que está ocurriendo en el país, en relación a la ventaja del cambio de gobierno”, aseguró se justificó Jucá al ser consultado por la prensa.

Lava-Jato es importante, hay que investigar, pero es necesario poner límites”, añadió sobre su postura respecto de la investigación.