Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Erdogan avanza con una purga masiva de "golpistas" en Turquía

Analistas temen que el presidente turco aproveche la ocasión para amedrentar a opositores e imponer un régimen más autoritario e intransigente que antes

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan continuó ayer con la "limpieza de golpistas" que inició ni bien pudo sofocar la rebelión. Cerca de 2700 jueces y fiscales acusados de haber apoyado el golpe de Estado fueron detenidos por las fuerzas de seguridad. Y tras la advertencia de que los golpistas "lo pagarían caro", cerca de 3.000 soldados y decenas de generales también fueron arrestados.
Ante una multitud reunida en Estambul para apoyarlo, el presidente participó en el entierro de un "mártir" del golpe en la mezquita de Fatih y prometió eliminar el "virus", que según él corroe las instituciones del Estado. Además dijo que evaluaría la restitución de la pena de muerte en el país.
El principal objetivo de la purga son los seguidores de predicador Fethullah Gülen.
El Gobierno y la Justicia coinciden en que la llamada "organización terrorista de Fethullah Gülen" (FETÖ) es la principal responsable del violento levantamiento militar que causó, en menos de 20 horas, al menos 290 muertos y más de 1.400 heridos.
Los cuatro partidos del Parlamento firmaron una muy inusual declaración conjunta condenando el golpe, incluyendo los partidos más críticos y enfrentados con Erdogan, como el izquierdista y prokurdo HDP o el socialdemócrata CHP.
Sin embargo, la prensa y los críticos laicos temen ahora un "jardín de rosas sin espinas" para Erdogan, con una oposición acallada e intimidada.
Asociaciones de periodistas y partidos de la izquierda extraparlamentaria emitieron hoy comunicados en los que condenan con claridad el intento golpista pero destacan que eso no significa que el régimen de Erdogan sea democrático.
En las redes sociales, tan criticadas por el presidente en el pasado pero usadas esta vez por él mismo para movilizar a las masas en un intento de frenar la asonada, crecía hoy el temor a que el fracasado golpe pudiera suponer un Erdogan más fuerte e intransigente que nunca.
Sin duda el intento es un buen pretexto para que Erdogan pueda hacer ahora lo que quiera, imponer un régimen fuerte que elimine a cualquier oposición que se oponga", escribió hoy el analista Yavuz Baydar, un antiguo seguidor de Erdogan y ahora uno de sus críticos más feroces. El presidente estadounidenses Barack Obama recordó la "necesidad vital" de que las partes implicadas actúen "en el marco del estado de derecho".
El ruso Vladimir Putin también se mostró solidario con Erdogan, a pesar de la crisis diplomáticas ante ambos países y pidió un "rápido retorno" a la estabilidad.