Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Entra en funciones el nuevo Congreso de Venezuela y asoma un conflicto de poderes

El nuevo parlamento dominado por la coalición opositora MUD promete acortar el mandato de Maduro. El chavismo amenaza con judicializar las nuevas leyes

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) tomará control hoy de la Asamblea Nacional (unicameral) de Venezuela, poniendo así fin a 17 años de mayoría chavista en ese recinto. Con la mayoría absoluta de miembros, que alcanza los 2/3 de la Asamblea, los diputados opositores podrán dictar leyes y frenar la mayoría de las propuestas provenientes del Poder Ejecutivo presidido por Nicolás Maduro.
El objetivo final, confesado por el recientemente elegido presidente de la la Asamblea, Henry Ramos Allup, es el de lograr sacar del poder al presidente lo antes posible y reiniciar el sendero "republicano" en el país.
En sus primeras declaraciones como flamante titular del órgano legislativo, el diputado proveniente del Partido de Acción Democrática, se comprometió a "buscar y ofrecer una solución democrática, constitucional, pacífica y electoral para el cambio del presente gobierno" y aclaró que su bancada no actuará como un "instituto autónomo" y que no harán "lo que les parezca".
Sin embargo, lo que parecería un trámite ordinario de jura de congresales, se complicó a partir del fallo que el Tribunal Supremo de Justicia que impugnó la designación de tres de ellos. Hecho que desde la bancada opositora ya anunciaron que desconocerán.
La resolución judicial amenaza convertirse en un conflicto político institucional de consecuencias imprevisibles.
De todas formas, esto sólo sería el primer movimiento de la disputa de poder, ya que el constitucionalista oficialista, Hermann Escarrá, ya dejó en claro que el Gobierno podrá recurrir al Tribunal Superior de Justicia para decretar la inconstitucionalidad de las leyes que no concuerden con los designios del Ejecutivo.
Desde Estados Unidos, el senador demócrata de origen cubano, Robert Menéndez, pidió en una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que tome medidas para garantizar que el mandatario venezolano respeta el resultado electoral de las parlamentarias por considerar que el régimen chavista está dando pasos para "minar cualquier transición política significativa".
El senador mencionó su preocupación por el funcionamiento del nuevo "Parlamento Comunal Nacional", que aunque está estipulado en las leyes venezolanas, no fue instalado hasta el 15 de diciembre pasado, nueve días después de la elección y que, considera, un mecanismo para "transferir poder a un Congreso paralelo que no ha sido elegido por los ciudadanos".
Menéndez pidió que se impulse en la OEA la "invocación" de la Carta Democrática, el instrumento con el que se sanciona la ruptura o alteración del orden democrático en un Estado miembro.
La disputa también se trasladará al terreno de los medios de comunicación. El parlamento opositor buscará realizar cambios "drásticos" en la ANTV, órgano de difusión de la Asamblea Nacional y anunció que revisará todas las leyes relacionadas con el tema.