En su primer día como presidenta, Añez reemplazó al Alto Mando de las FF.AA.

Jeanine Añez confirmó, además, que llamará a elecciones. Por otra parte, la jefa del Senado, Adriana Salvatierra, dijo que nunca había renunciado y desde México, Evo advirtió que está dispuesto a volver.

En su primer día como presidenta interina, la ex senadora por la oposición Jeanine Áñez, decidió reemplazar al comandante de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman –el mismo que le había sugerido a Evo Morales que renuncie a la presidencia– por el general Carlos Orellana quien, a su vez, llamó a deponer las "actitudes beligerantes" y evitar "fragmentar la unidad nacional y se derrame sangre".

En un día agitado, Áñez confirmó que su gobierno tendrá dos objetivos prioritarios: la convocatoria a elecciones generales "en el tiempo más breve posible" y la derogación de la sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional, que habilitaba la reelección indefinida de autoridades y benefició particularmente a Evo Morales.

"En Bolivia no hay un golpe de Estado, hay una reposición del orden constitucional", dijo Áñez

Por otra parte, la jefa del Senado, Adriana Salvatierra, reapareció en escena poniendo en dudas la presidencia de Áñez, que ya había sido reconocida por varios países de la región, Estados Unidos y la Unión Europea. En una conferencia, Salvatierra aclaró que ella no había renunciado a su cargo, por lo que sería la sucesora natural de Morales. Además, dijo haber sido víctima de presiones: "Mi familia también fue puesta en riesgo, también amanazaron nuestros domicilios. No solamente los míos, de toda la bancada del Movimiento al Socialismo, y esas no son las garantías suficientes para trabajar", expresó.

Por su parte, desde México –país en el que reside desde el martes, en calidad de asilado político– Morales dio su primera conferencia de prensa y dijo que: "Si mi pueblo pide, estamos dispuestos a volver para pacificar, pero es importante el diálogo nacional". "Va a ser difícil parar esta confrontación (…) Pensé que con mi renuncia pararía, más bien, tras mi renuncia, cuatro muertos", agregó el expresidente, que ayer fue nombrado Huésped Distinguido de la Ciudad de México.

"Si mi pueblo pide, estamos dispuestos a volver para pacificar, pero es importante el diálogo", dijo Evo

Respecto a la cuestión de su sucesión, Morales consideró que "pueden inventar cualquier figura jurídica" pero Áñez no respetó la Constitución, ya que su renuncia debió ser tratada en la Asamblea Legislativa. La sesión, sin embargo, no pudo realizarse por falta de quórum. Además, advirtió que las personas que precedían a Áñez en la cadena de mando, fueron obligadas a renunciar bajo amenaza de represalias.

Morales también cuestionó la auditoría de la OEA –aunque semanas atrás había dicho que sus resultados serían "vinculantes" para un eventual llamado a nuevas elecciones, de comprobarse la existencia de fraude en los comicios del 20 de octubre- y aclaró: "Nunca en mi vida he pedido a instituciones o autoridades que hagan alguna cosa ilegal". En tono irónico, comentó que deberían cambiar el nombre del organismo a "Organización de Estados del Norte" y dijo que la opinión del ente había sido política, en vez de jurídica o técnica.

Durante la conferencia, Morales dijo también que no creía que el accidente que sufrió el helicóptero en el que viajaba el pasado 4 de noviembre haya sido "casual", y pidió que el hecho sea debidamente investigado.

Tags relacionados

Más de Internacionales