Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En medio de una caída de popularidad, Trump echa a su jefe de campaña

La salida de Corey Lewandowski busca limar asperezas entre el polémico magnate y el establishment republicano en la etapa decisiva para la carrera a la Casa Blanca

En medio de una caída de popularidad, Trump echa a su jefe de campaña

El virtual candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, comenzó a rediseñar su estrategia con el despido de su jefe de campaña, tras la caída de popularidad y el aumento del rechazo a su figura que reportaron las últimas encuestas a menos de cinco meses de las elecciones presidenciales, que muestran una mejora del desempeño de la demócrata Hillary Clinton.

La salida de Corey Lewandowski, que lo acompañó en todo el proceso de las primarias y protagonizó algunos episodios controvertidos con periodistas, se anunció al término de una reunión de Trump con sus estrategas electorales.

La ex secretaria de Estado supera en 6% al magnate de Nueva York, de acuerdo al promedio de las encuestas que realiza Real Clear Politcs, y un reciente trabajo publicado por Washington Post y la cadena ABC arrojó datos preocupantes para Trump: 70% de los estadounidenses lo ve con malos ojos y un 56% siente un fuerte rechazo, El rechazo a Hillary ronda el 55%, pero no ha sufrido bruscas variaciones desde que ganó las primarias.

Lewandowski insistía en que Trump mantuviera el extravagante comportamiento y siguiera con sus polémicas declaraciones que enfurecieron al establishment republicano pero lo llevaron a ganar las primarias, mientras otro sector promueve domesticarlo y limar asperezas con su partido de cara a la etapa decisiva de la campaña.
Los polémicos comentarios que realizó Trump sobre un juez federal al que acusó de no estar habilitado para juzgarlo por su origen mexicano y más recientemente la idea de frenar el ingreso de inmigrantes de países con historia de terrorismo, que sumó a su tradicional propuesta de vetar la llegada de musulmanes tras la masacre de Orlando parecen haberle jugado en contra.

El excéntrico multimillonario de Nueva York se apresuró a vincular al asesino de la discoteca gay de Orlando con el grupo terrorista Estado Islámico, pero finalmente los investigadores desecharon un nexo real y el debate en torno a la libre adquisición de armas volvió a tomar cuerpo en un país que resiste analizar el tema a pesar de las reiteradas masacres domésticas.

Pero no será fácil llevar a Trump por otro camino. Ayer en una entrevista telefónica con la cadena CBS abogó por realizar perfiles raciales de musulmanes, estrategia que calificó como "de sentido común". "Mire a Israel y otros países que lo han realizado con éxito. Tenemos que comenzar a usar el sentido común, tenemos que usar la cabeza y pensar en perfiles (raciales) muy seriamente", aseguró.