Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Empresas uruguayas de alimentos tantean el regreso a las góndolas argentinas

"Señores, olvídense de Argentina para exportar", le aconsejó en marzo de 2013 el entonces ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, a una delegación de la Cámara Industrial de Alimentos Envasados (Ciale) de Uruguay que vio cómo se esfumaban sus últimas esperanzas de volver a colocar sus productos en la vecina orilla.
La industria alimenticia fue uno de los rubros más perjudicados por las sucesivas trabas al comercio que aplicó con mayor dureza la segunda administración de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que tuvo al polémico y controvertido secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, como timonel de esa política.
Las fábricas de alimentos locales dejaron de enviar productos a la vecina orilla por completo en 2011, mientras que otras industrias de otros sectores mantuvieron una participación sensiblemente menor como consecuencia de las barreras administrativas que aplicó la era kirchnerista.
Pero tres años más tarde apareció una luz de esperanza. Para ello fue clave el cambio de gobierno en la vecina orilla que dejó sobre fines del año pasado al empresario Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada, y un gabinete de ministros bastante más cerca de la lógica de funcionamiento de un mercado y en las antípodas de Moreno.
Medidas como la liberación del tipo de cambio, la eliminación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), y la liberación de las importaciones llevó a que los industriales uruguayos del rubro alimenticio vean con optimismo que sus productos puedan volver a ocupar las góndolas del que fuera su principal destino externo.
En diálogo con El Observador el presidente de la Ciale, Juan Pablo Speranza, comentó que hoy hay que "valorar" que el canal comercial con Argentina "está abierto" y se están generando intercambios entre los industriales locales y los importadores. "Es un proceso gradual. El cliente que antes importaba, hoy tiene acceso a otra alternativa. Lo positivo es que hoy no tenemos barreras como las DJAI", resaltó.
El Trigal, Monte Cudine y Bimbo son algunas de las firmas que ya "están tendiendo puentes" para intentar normalizar su vínculo comercial con ese mercado, apuntó.
Fuentes de El Trigal recordaron a El Observador que esa compañía perdió todos los negocios de exportación "hace cinco años. Estamos retomando muy lentamente. Comenzamos a visitar clientes para concretar negocios", explicaron.
La empresa asegura que dada la actual coyuntura cambiaria y el cambio de reglas juego en la interna de la vecina orilla "es competitiva" para la colocación de galletas con valor agregado.
En tanto, el presidente de la Cámara de Industrias, Washignton Corallo, dijo que si bien se espera un año "difícil" para su sector, "lo positivo es que Argentina está recuperando el dinamismo como comprador e incluso, le está pagando a clientes deudas que no podían ser cumplidas por los controles del anterior gobierno".