Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020: quiénes son las figuras claves del segundo día de convención demócrata y qué se puede esperar

Los demócratas se preparan para su segundo día de convención mientras el presidente Donald Trump sigue cuestionando la legitimidad del voto por correo y volvió a sugerir la posibilidad de fraude electoral

Mientras los demócratas luchan por conquistar a las audiencias –el inicio de la convención tuvo una caída de 7 millones de televidentes respecto a 2016– el segundo día de la convención demócrata tuvo como principales oradores al expresidente Bill Clinton, a Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) y Jill Biden, la esposa del candidato Joe Biden.

A tono con Michelle Obama,  se espera que Clinton critique a Donald Trump por su liderazgo caótico en la crisis, su incapacidad para asumir responsabilidades y resalte el aumento del desempleo, un ataque quirúrgico a la campaña de Trump. Pero aunque el expresidente sigue siendo valorado por los demócratas como uno de los mejores oradores, el hecho de que esta vez le hayan asignado sólo cinco minutos es una señal de que su peso dentro del partido se redujo bastante.

Su discurso centrista, que contrasta con una sociedad altamente polarizada, y los escándalos sexuales del expresidente (no sólo por el caso Monica Lewinsky, sino por otras acusaciones que Clinton sigue rechazando) en la era del movimiento #MeToo, se alejan de la imagen que los demócratas quieren proyectar.

La representante por Nueva York, Ocasio-Cortez, será otro de los momentos claves en el segundo día de la convención demócrata. A pesar de tratarse de una de las figuras más jóvenes del partido y, una de las pocas latinas con perfil alto, AOC tendrá menos de un minuto para hacer su discurso, algo que molestó al sector progresista del partido, encabezado por Bernie Sanders.

Más allá de eso, el pacto entre Joe Biden y Sanders permanece intacto. A diferencia de 2016, esta vez los demócratas entendieron que deben llegar a una solución de compromiso que integre al ala más progresista del partido para evitar que los desencantados terminen jugando a favor de los republicanos. Se trata de un equilibrio delicado: son limitados puntos en los que Biden pueda ceder sin cruzar a su propio electorado o caer en la etiqueta de "radicales de izquierda" que Trump le achaca a los demócratas. Pero aunque el margen es pequeño, Sanders sabe que con Biden al menos tiene un lugar en la mesa de negociación. Al final del día, para los demócratas la meta es derrotar a Trump, de quien se teme una profundización de su estilo de gobierno en un eventual segundo mandato.

Hoy, el presidente de los EE.UU. volvió a sugerir que el voto por correo podría derivar en un fraude electoral: "Terminará siendo una elección amañada o nunca habrá un resultado (...) Tendrán que hacerlo de nuevo y nadie quiere eso", dijo Trump. El Director General de Correos, Louis DeJoy, tuvo que anunciar que postergaría una serie de reformas hasta después de las elecciones, en medio de las especulaciones de que Trump estaría tratando de interferir en el servicio.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios