Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El triunfo de un evangélico en Rio confirma debacle de la izquierda en Brasil

El pastor evangélico Marcelo Crivella, del partido derechista PRB, fue elegido ayer alcalde de Rio de Janeiro, en el ballottage de uno comicios que confirmaron el giro político en Brasil que hizo crujir al Partido de los Trabajadores (PT).
De 59 años, senador y pastor de la Iglesia Universal del Reino de Dios, Crivella, que durante la campaña trató de hacer olvidar a los cariocas su pasado de intolerancia, obtuvo 59,37% de los votos, frente al 40,63% de Marcelo Freixo, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), a donde fueron muchos de los que abandonaron el PT desencantados con la corrupción y su línea económica.
Las elecciones municipales confirmaron el derrumbe de la izquierda en todo el país desde la primera vuelta el 2 de octubre, y en particular del PT del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y de la recientemente destituida Dilma Rousseff, bajo el impacto de la peor recesión económica en un siglo y el escándalo de corrupción en Petrobras.
El PT, que en 2012 conquistó cuatro de las 26 capitales de estados, se quedó sin ninguna, pues su candidato perdió también en Recife, la única que disputaba en la segunda vuelta, donde ganó el jefe de gobierno, Geraldo Júlio, del Partido Socialista (PSB).
El partido que gobernó Brasil durante trece años había perdido en la primera vuelta casi dos tercios de sus alcaldías, con su mayor golpe en Sao Paulo, que pasó a manos de los socialdemócratas, aliados del presidente Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático (PMDB). El PMDB fue la agrupación que triunfó en más municipios, pero en las grandes ciudades le fue mejor a los socialdemócratas, que se impusieron en Sao Paulo, Porto Alegre y Maceió.
El desempeño de los dos partidos de gobierno es clave para medir fuerzas de cara a los comicios presidenciales de 2018.
La victoria de Crivella tuvo como escenario una ciudad sumida en una grave crisis económica y de seguridad y puso fin a los ocho años de gestión de Eduardo Paes, del PMDB. Sobrino del fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios y ex ministro de Pesca de Rousseff, Crivella mantuvo su favoritismo pese a verse salpicado en la campaña por varios escándalos, como cuando contó que exorcizó a católicos durante sus tiempos de misionero en África en los años 90 o por sus declaraciones de la época sobre el "mal terrible" de la homosexualidad.