Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El primer ministro italiano juega su capital político en el referéndum del domingo

Aunque Mateo Renzi se cansó de repetir de que el referéndum convocado en Italia para el 4 de diciembre es para decidir una reforma constitucional, no para opinar sobre él. Sin embargo, queda claro que un mal resultado dejarán al premier italiano contra las cuerdas.
La reforma que, entre otras cosas, elimina la función legislativa del Senado, deberá ser refrendada en la consulta del domingo, una cita que se perfila crucial no solo para la norma sino para el propio Gobierno, pues Renzi amenazó con dimitir si no logra imponerla. De aprobarse la nueva norma, el Senado se convertirá en un ente de representación territorial y pasará de tener 315 senadores a un máximo de cien que serán elegidos por los Gobiernos regionales y locales, y que no percibirán sueldo pero gozarán de la inmunidad parlamentaria.
El sistema bicameral vigente y el retraso que impone en la tramitación de las leyes es el objetivo principal del cambio constitucional propuesto por el Ejecutivo.
El Movimiento 5 Estrellas, que comanda el cómico Beppe Grillo y los conservadores liderados por el ex primer ministro Silvio Berlusconi son los principales opositores.