Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El poderío electoral de Texas y el decisivo voto latino son las claves en un día de definiciones

Con 155 delegados republicanos y 252 demócratas, el resultado en ese estado puede ser determinante. Hillary es clara favorita. Trump buscará imponerse al texano Ted Cruz

Lo que distingue al tradicional "Supermartes" en el que catorce estados participan de las internas demócrata y republicana, es que en este día comienzan a definirse los candidatos presidenciales, o al menos los principales contendientes.
Donald Trump y Hillary Clinton llegan como claros favoritos en la mayor parte de los "caucus". Pero hay uno en particular que puede dar que hablar y cambiar los papeles.
Es el Estado de Texas que repartirá 155 delegados para los conservadores y 252 para el partido de gobierno, un escenario que puede fortalecer o debilitar cualquier candidatura.
Entre los demócratas las cosas están mucho más claras porque la favorita de las encuestas es Hillary y es dudoso que su opositor Bernie Sanders logre hacerla trastabillar. Aunque nadie puede descartar una sorpresa dada la fuerza con la que el senador por Vermont encaró la campaña y la gran cantidad de jóvenes que desde hace muy poco tiempo lo apoyan.
Por el lado republicano, en cambio, Texas puede ser un factor determinante. Los sondeos marcan que Ted Cruz es el favorito para ganar el estado. Si tomamos en cuenta que el sistema que rige allí otorga al ganador un adicional de 47 delegados, la candidatura del Senador por Texas podría consolidarse y quedar en un mano a mano con el magnate neoyorquino. Según las encuestas Cruz lograría un 34% y Trump cerca del 27%
El voto latino es otra de las claves a las que habrá que prestarle atención. Texas, con el 28% y Colorado con cerca del 15% de la población de origen hispano en condiciones de votar, dirán con fuerza cuáles son las preferencias de esa porción de electorado que, según los analistas, es la que en los últimos años define las elecciones.
Asimismo, el desempeño de ambas fuerzas será mirado con atención en el estado de Colorado, ya que es uno de los llamados "swing states" que se descuenta definirán las elecciones de noviembre, como lo hizo hace cuatro años con un apoyo trascendental para Barack Obama.
El voto latino, además, jugará otra carta fuerte en próximo 15 de marzo, cuando se vote en el estado de Florida, el tercero más poblado del país. Allí Ted Cruz y Marco Rubio aspiran a recuperar terreno entre los republicanos de la mano del voto anticastrista duro.
Pero los latinos demócratas recuperaron terreno en los últimos años de la mano de un gran contingente de portorriqueños que huyen de la crisis en su país. Se calcula que alrededor de 300.000 de ellos llegaron a Orlando en los últimos años, la mayoría nacidos en Estados Unidos y por lo tanto ciudadanos en condiciones de votar, un contingente que puede apuntalar claramente las aspiraciones demócratas en la península. Y entre ellos, la buena imagen de Hillary en esta comunidad le otorga un favoritismo que, de confirmarse, le dará una ventaja indescontable.