Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El número dos del FBI confirmó al Senado de EE.UU. que sigue la investigación del "Rusiagate"

Ante el Comité de Inteligencia del Senado, que está a cargo de investigar la supuesta injerencia rusa en las elecciones y si existió coordinación con la campaña de Donald Trump, el director en funciones del FBI, Andrew McCabe, confirmó que la investigación continuará y se comprometió a no informar a la Casa Blanca sobre su contenido, así como a alertar a los congresistas si se produjera una injerencia.
En tanto, un alto funcionario del Departamento de Justicia que pidió el anonimato dijo que el gobierno anunciaría "en breve" el nombre de la persona que sustituirá provisionalmente al director del FBI, James Comey, destituido el martes a la noche.
Si bien McCabe tiene buenas credenciales, sus declaraciones de ayer y la cercanía al ex director del FBI lo tornaron un candidato en cierta medida incómodo para el gobierno, por lo que muchos analistas apostaban por otros nombres.
No todas fueron, sin embargo, malas noticias para el gobierno. El Senado aprobó el pliego del nominado como jefe de Comercio Exterior, el abogado Robert Lighthizer, que allana el camino al presidente Trump para iniciar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá.
Las autoridades mexicanas ya expresaron su voluntad de que se concluya la revisión del tratado, en vigor desde 1994, antes del fin de 2017, dado que el próximo año habrá elecciones presidenciales en México.
La renegociación del pacto, que Trump ha calificado como "un desastre", fue definida como una de las prioridades del gobierno estadounidense para proteger "las empresas y empleos estadounidenses".