PARA AMNIST A INTERNACIONAL ES UN "DURO GOLPE" A LA LUCHA CONTRA LA IMPUNIDAD

El indulto a Fujimori dejó a Perú envuelto en una grave crisis política

El mandatario Kuczynski evitó su destitución y concedió un perdón humanitario al ex gobernante. Arrecian las críticas en su contra y dimitieron congresistas afines

El presidente Pedro Pablo Kuczynski firmó el indulto humanitario para el ex mandatario Alberto Fujimori en Nochebuena, sólo tres días después de evitar ser destituido por el Congreso, acusado de mentir por no revelar asesorías a la brasileña Odebrecht. La cercanía de la decisión alimentó la furia del antifujimorismo, que planea impugnar la medida ante tribunales internacionales.

Fujimori cumplía una pena de 25 años por delitos de lesa humanidad y recibió la noticia del indulto acompañado de sus hijos en una clínica, a la que fue trasladado el viernes desde la prisión.

El fracaso de la moción para destituir a Kuczynski el jueves pasado puso de relieve los desencuentros entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori.

Kenji Fujimori desobedeció la orden del partido que lidera su hermana y no votó por la destitución, sino que se abstuvo. Lo apoyaron otros nueve legisladores de Fuerza Popular, lo que hizo fracasar la moción que impulsaba Keiko cuyo partido controla el Congreso.

Muchos peruanos estiman que Kenji apoyó a Kuczynski para favorecer un indulto a su padre.

"Es evidente que ha habido un canje de vacancia presidencial (destitución) por indulto", subrayó a AFP el analista Mirko Lauer.

De su parte, Kuczynski alegó razones humanitarias al considerar que Fujimori, de 79 años, padece una enfermedad no terminal grave, degenerativa, progresiva e incurable, cuyas condiciones se agudizan en prisión.

Fujimori fue condenado en 2009 como autor mediato (con dominio del hecho) por el asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas a cargo del grupo militar encubierto Colina, además de por el secuestro de un empresario y un periodista en 1992.

El indulto también conlleva una gracia presidencial para librar a Fujimori de otro proceso similar por el caso Pativilca, otra matanza del grupo Colina en la que murieron seis personas.

Amnistía Internacional sostuvo que la decisión del indulto a Fujimori crea "un escenario sembrado de dudas sobre la transparencia, objetividad y el respeto a las reglas del debido proceso".

El ex fiscal peruano Avelino Guillén afirmó que el indulto humanitario otorgado a Fujimori puede ser anulado por el Poder Judicial o el Tribunal Constitucional (TC).

Guillén, quien llevó la acusación en el juicio que en 2009 derivó en una condena a 25 años contra Fujimori por delitos de lesa humanidad, señaló al portal de periodismo Ojo-Público que la decisión tomada por Kuczynski burló el Reglamento de la Comisión de Gracias Presidenciales. En ese sentido, consideró que es posible presentar una acción de amparo ante el Poder Judicial y el TC para que revisen el caso "por graves vicios procesales".

Tags relacionados

Más de Internacionales