Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El impeachment profundizó "la grieta" en el Cono Sur

Los presidentes del Mercosur guardaron silencio. Al menos hasta ayer a la noche Tabaré Vázquez, Horacio Cartes y Mauricio Macri no se habían pronunciado públicamente. Aunque desde Argentina llegó el apoyo oficial en un comunicado que señaló el respeto al proceso institucional en el país vecino.
Pero desde el otro lado del espectro ideológico entre los países de América del Sur hubo, además de críticas, acciones diplomáticas contundentes en señal de reprobación.
La grieta entre "bolivarianos" y gobiernos "promercado", que ya cuenta con un complicado capítulo en el intento del Venezuela por acceder a la presidencia pro témpore del Mercosur, parece profundizarse.
Bolivia, Venezuela y Ecuador anunciaron que llamaron a sus respectivos embajadores en protesta por la destitución de Rousseff, que calificaron como "golpe de Estado".
Nicolás Maduro incluso fue un poco más allá al anunciar que "congelará" las relaciones políticas y diplomáticas con Brasil.
En respuesta, el gobierno brasileño, hizo lo propio con sus representantes en esos países.
También casi inmediata fue la reacción del gobierno de Raúl Castro en Cuba, que rechazó "enérgicamente el golpe de Estado parlamentario-judicial".
Aunque Tabaré Vázquez no se pronunció, si lo hicieron miembros de su gobierno que calificaron el hecho como el fin de la democracia en Brasil. Incluso el ex mandatario José Pepe Mujica dijo en forma contundente: "hemos visto la consumación de un golpe de Estado que estaba anunciado".
Los llamados más amistosos llegaron desde otras latitudes. El secretario general de Naciones Unidos dijo "confiar" en que "bajo el liderazgo de Temer, Brasil y la ONU seguirán con su buena colaboración" y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló que la destitución de Rousseff se produjo dentro del "marco constitucional" y que trabajará en conjunto con el nuevo presidente.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar