El huracán Patricia se debilitó tras golpear la costa mexicana y dejó menos daños de los esperados

El fenómeno meteorológico era uno de los más poderosos en la historia pero perdió fuerza luego de tocar tierra. Hasta el momento no hay víctimas fatales.

El huracán Patricia, uno de los más poderosos en la historia, azotó con vientos y lluvias el oeste de México causando caos en ciudades y centros turísticos costeros, pero provocó menos daños de lo que se temía antes de debilitarse el sábado a tormenta tropical.                

Con ráfagas cercanas a los 300 kilómetros por hora, el ciclón afectó calles y carreteras, y derribó árboles y postes de luz tras tocar tierra, además de provocar cortes del suministro eléctrico. Pero no se reportaban víctimas y la tormenta se debilitó rápidamente en su camino hacia el noroeste del país.                

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), que describió antes a Patricia como un ciclón potencialmente catastrófico, dijo que se había degradado el sábado en la mañana  a tormenta tropical.                

El ciclón llevaba vientos sostenidos de 80 kilómetros por hora y su centro se ubicaba a 55 kilómetros al noreste de la  ciudad de Zacatecas. El viernes, miles de turistas nacionales y extranjeros  fueron desalojados en la región occidental del país. En Jalisco,  donde se ubican exclusivos condominios y hoteles en conocidos  centros turísticos como Puerto Vallarta, estaban siendo  regresados a sus alojamientos tras el paso de la tormenta.                

Se desató el caos aquí, arruinó un montón de cosas, se  llevó el techo, un montón de árboles. Las cosas están en mal  estado donde trabajamos”, dijo Domingo Hernández, un empleado de un hotel en la localidad de Barra de Navidad.                

Decenas de personas fueron evacuadas en dos comunidades  alrededor del volcán de Fuego de Colima debido a algunos  deslaves producto de las lluvias.                

El huracán -que llegó a la costa con un enorme ojo de 10  kilómetros de diámetro- aterrizó cerca de las Bahías de  Tenacatita y Cuestecomate, una zona poco poblada del occidental  estado mexicano de Jalisco.                

Cuando generó vientos sostenidos de más de 300 kilómetros por hora antes de impactar en tierra, Patricia fue el huracán más fuerte jamás registrado en el hemisferio occidental.                

Pero perdió ímpetu cuando su estructura se encontró con la  Sierra Madre occidental, una cadena montañosa en el centro norte  de México.                

No obstante, las autoridades advirtieron que las lluvias continuarán y podrían registrarse deslaves, deslizamientos de  laderas y desbordamientos de ríos y arroyos.                

Tags relacionados