Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El gobierno interino de Brasil estudia un nuevo recorte del gasto público

Las cuentas del Estado cerrarán con un déficit de u$s 52.000 millones. El ministro de Hacienda Meirelles propone un ajuste adicional para sentar las bases del crecimiento en 2017

Michel Temer quiere sacar a la economía de la recesión

Michel Temer quiere sacar a la economía de la recesión

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, reunió a su equipo económico para estudiar otro probable recorte del gasto público, con la meta de evitar que el déficit fiscal previsto para este año se dispare.

En la reunión participaron ocho ministros, a los que el titular de Hacienda, Henrique Meirelles, expuso la necesidad de un nuevo recorte del gasto pero también de medidas que permitan reactivar la menguada actividad económica del país.

Según fuentes oficiales, el principal asunto tratado fue la profundización de la austeridad impuesta por Temer desde el pasado 12 de mayo, cuando asumió el poder en forma interina en sustitución de la mandataria Dilma Rousseff.

El Gobierno interino ya ha anunciado un paquete de medidas para recortar el gasto público, pero aún así ha previsto que este año las cuentas del Estado cerrarán con un déficit de 170.000 millones de reales (u$s 52.000 millones).

Según sostienen fuentes del Ministerio de Hacienda, si no fuera aplicado un nuevo recorte del gasto, este año el déficit podría ser aún mayor, lo que pondría en duda la posibilidad de que la economía brasileña comience a salir de la recesión en 2017.

La mayor economía sudamericana se contrajo un 3,8% en 2015 y los pronósticos de los analistas privados apuntan a que volverá a caer un 3,25% este año.