El coronavirus derrumbó la producción industrial de Brasil con una caída récord

En abril, la pandemia derivó en una caída de 18,8% de la producción industrial brasileña. El sector más impactado fue el automotor: ese mes, 64 de las 65 fábricas de automóviles en Brasil suspendieron sus operaciones.

La pandemia del Covid-19 impactó de lleno en la producción industrial de Brasil en abril, el mes en que comenzaron las medidas de aislamiento social en el gigante sudamericano, al punto que registró la peor caída de la historia, según la medición del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) que la cifró en 18,8% en comparación con marzo, cuando  ya había caído un 9,1%.

En comparación con abril de 2019, los efectos se sienten aún más, con una caída del 27,2%. 

Peor que la huelga de camioneros 2018

El récord negativo superó la caída del 11% de mayo de 2018, cuando se produjo la huelga de camioneros que derivó en el peor resultado de la producción en Brasil desde la crisis internacional de 2008.

Sin embargo, en ese entonces -tras la huelga de camioneros en 2008-, la producción se restableció al mes siguiente, algo que no se replicaría en esta ocasión, ya que las medidas de aislamiento social por el coronavirus  continuaron en mayo de 2020, aunque con distintos grados de adhesión.

Huelga de camioneros en abril-mayo 2018
La cuarentena

Por ahora, las autoridades sólo metrificaron la cuarentena como causante de la caída productiva en Brasil. Aún no están cuantificando el impacto de los muertos e infectados por el Covid-19 que también son récord: el país ya supera los  31.000 muertos y 555.000 infectados, y según expertos epidemiológicos, aún no llegó al pico de contagios.

El director de la investigación del IGBE, André Macedo, evaluó hoy ante Folha que el resultado de la producción en abril es una clara consecuencia de las medidas de distanciamiento social. En todo caso, la caída fue generalizada ya que alcanzó todas las categorías del estudio y a 22 de las 26 ramas estudiadas.

"Hemos tenido un mayor número de paros en las distintas unidades de producción, en varios segmentos industriales, debido a la pandemia. Marzo ya había presentado resultados negativos. Ahora, en abril, vemos una propagación, con caídas de magnitudes históricas", dijo Macedo.

Automotor: el peor de todos

La disminución fue generalizada y afectó a todas las categorías pero la principal influencia negativa se focalizó en el sector automovilístico, al punto que en abril, 64 de las 65 fábricas de automóviles en Brasil suspendieron sus operaciones.

Desempleo  
Con las medidas de aislamiento, también se intensificó el desempleo en Brasil que llegó á 12,6% en el trimestre terminado en abril, y contribuyó a la pérdida de 4,9 millones de puestos de trabajo. La población ocupada tuvo un descenso récord del 5,2% en comparación con el trimestre anterior.
Xinhua
¿Mayo no tan malo como abril?

En mayo, la actividad económica en Brasil se contrajo significativamente pero no al ritmo récord de abril, según una encuesta publicada hoy sobre la actividad de los gerentes de compras, pues el coronavirus mantuvo el comercio congelado.

Con el empleo cayendo con su segunda tasa más rápida en los registros y los nuevos pedidos en un mínimo histórico, en mayo el sector servicios de Brasil -que representa la mayor parte de la actividad económica en este país-, siguió bajo una fuerte presión.

El índice de gerentes de compra de servicios (PMI) de IHS Markit subió a 27,6 desde 27,4 en abril y el PMI compuesto que incluye la manufactura subió a 28,1 desde 26,5. Ambos fueron los segundos niveles más bajos desde que se iniciaron las encuestas en 2007.

Si bien los índices subieron, aún señalaban fuertes descensos de la actividad: una lectura por encima de 50,0 marca expansión, mientras que una bajo esa cota significa contracción.

Paul Smith, director de economía del proveedor de datos IHS Markit, dijo que los PMI de abril y mayo son consistentes con la caída del PBI en al menos un 7% en el segundo trimestre. El PBI se redujo un 1,5% en el período de enero-marzo. "Hay notables riesgos a la baja, con la probabilidad de que la contracción real sea de dos dígitos", dijo Smith.

"Además, las esperanzas de una rápida recuperación de la pandemia están empezando a evaporarse ya que muchas empresas informaron de reducciones en el número de sus empleados", dijo. "Esto se suma a un panorama cada vez más sombrío, ya que las empresas siguen siendo pesimistas en general sobre la actividad durante el próximo año". Según un sondeo de Reuters, se espera que la economía de Brasil se reduzca en un 6,3% este año.

 

Tags relacionados