LA ÚLTIMA VEZ QUE EL PC PARTICIPÓ EN EL EJECUTIVO FUE EN LA ADMINISTRACIÓN DE ALLENDE

El comunismo chileno pone presión a Bachelet para formar parte del gobierno

En un paso histórico, el Partido Comunista decidió expresar a la presidenta electa su disposición para asumir cargos en el futuro gabinete que asumirá el 11 de marzo

El Partido Comunista de Chile (PC) decidió ponerse a disposición de la reciente presidenta electa, Michelle Bachelet, para formar parte del futuro Gobierno, lo que supondría su regreso al Ejecutivo desde la época de Salvador Allende (1970-1973).
El presidente del PC, el diputado Guillermo Teillier, confirmó ayer que su formación decidió por unanimidad expresar a Bachelet la voluntad de participar en el futuro Gobierno, que asumirá el próximo 11 de marzo.
Nos ponemos a su disposición para que diga en qué forma podemos contribuir al Ejecutivo. Este es un hecho histórico, subrayó Teillier. Hemos contribuido a la campaña electoral, hemos sostenido un triunfo, somos parte de él y, por lo tanto, hemos considerado que, como cualquier otro partido, tenemos derecho a pertenecer a un Gobierno que, precisamente, tiene que cumplir un programa en que también formamos parte de su construcción, agregó.
Desde que se lanzó como candidata, Bachelet insistió en la necesidad de tener una mayoría política que trascendiera los límites de la Concertación a fin de tener la fuerza necesaria para enfrentar la desigualdad y construir un país más inclusivo.
Tras un largo debate interno, en mayo pasado el PC decidió apoyar a la ahora mandataria electa en las internas. Meses después, en las elecciones parlamentarias del 17 de noviembre, el Partido Comunista compitió como parte de la coalición de centroizquierda Nueva Mayoría, que respaldó la candidatura de Bachelet, y logró duplicar, de tres a seis, sus bancas en la Cámara de Diputados.
Los tres nuevos diputados comunistas son los ex dirigentes estudiantiles Camila Vallejo, Karol Cariola y Daniel Núñez que se suman a Teillier, al abogado de derechos humanos Hugo Gutiérrez y a Lautaro Carmona, legisladores que ya tenía esta fuerza política desde 2010 y que revalidaron su escaño.
El dato no es menos. De acuerdo a la lectura de Bachelet, quien ganó el pasado 15 de diciembre el ballottage presidencial con 62% de los votos, las protestas del movimiento estudiantil de 2011 marcaron un hito en el ciclo político de Chile y ha llegado la hora de hacer cambios profundos para atacar la inequidad. De allí sus promesas de un nueva Constitución que reemplace a la actual pinochetista, impulsar una reforma para garantizar educación universal gratuita y llevar adelante una reforma fical para que paguen más los que más tienen.
Aunque aun no se sabe a ciencia cierta si, como especulan algunos, esta vez sí Bachelet podría dar un verdadero giro a la izquierda (algo que no hizo en su primer mandato entre 2006 y 2010, bajo el signo de la Concertación), darle algún cargo alto al PC sería una señal en esa línea.
Además, contar con ese apoyo le servirá a la mandataria mantener un relativo control de las protestas callejeras, como las que enfrentó Sebastián Piñera.
Por lo pronto, en la reunión del PC del sábado donde se decidió manifestar la disposición a Bachelet también participó Bárbara Figueroa, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que tiene influencia en secundarios y universitarios.
El secretario general del PC, Lautaro Carmona, aseguró que no dirán las áreas en las que les gustaría eventualmente participar, ya que la idea es evitar cualquier tipo de acción que pueda interpretarse como presión.

Tags relacionados