Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El canciller Gentiloni, cerca de ser el nuevo primer ministro de Italia

El presidente Mattarella le encargó formar un nuevo gobierno tras la renuncia de Renzi. Luego de conformar el gabinete de gobierno, Gentiloni deberá concurrir al Parlamento para conseguir la aprobación de las Cámaras.

El canciller Gentiloni, cerca de ser el nuevo primer ministro de Italia

El canciller italiano, Paolo Gentiloni, cercano al saliente primer ministro Matteo Renzi, afirmó que buscará formar "con urgencia" un nuevo gobierno tras el encargo que recibió hoy del presidente, Sergio Mattarella, y adelantó que tendrá como prioridad buscar una nueva ley electoral y afrontar compromisos internacionales, económicos y sociales del país.

Canciller desde fines de 2014, Gentiloni planteó la "urgencia de dar a Italia un gobierno con plenitud de poderes", luego de aceptar el encargo "con reservas" tras una reunión de casi una hora entre ambos este domingo en el Palazzo Quirinale de Roma, esperando la confirmación del Parlamento para su ratificación.

"Agradezco al señor presidente por el encargo, es un alto honor. Trataré de hacerlo con dignidad y responsabilidad", afirmó Gentioni, de 62 años, quien reforzó que tendrá como prioridad hacer una nueva ley electoral y afrontar los compromisos "internacionales, económicos y sociales" de Italia, entre ellos la ayuda a los damnificados por el terremoto de agosto pasado.

Según indicó en una breve declaración que leyó ante la prensa, Gentiloni tomará las consultas políticas que hizo Mattarella en los últimos días con las fuerzas parlamentarias como "base para definir la composición y el trabajo del nuevo gobierno".

En las próximas horas, Gentiloni deberá pensar en un gabinete, aunque como recordó este domingo, "por necesidad y no por elección nos moveremos en el marco del gobierno y la mayoría saliente", dando a entender una continuidad grande de los ministros de Renzi tras la "indisponibilidad" del resto de las fuerzas políticas a un gobierno de gran coalición.

Luego de conformar el gabinete de gobierno, Gentiloni deberá concurrir al Parlamento para conseguir la aprobación de las Cámaras, en las que el Partido Democrático, del que es miembro fundador, es mayoría.

Gentiloni deberá formar un gobierno que tenga como primera prioridad la "armonización" de las leyes electorales italianas en vigencia, la "Italicum" para Diputados y la "Consultellum" para Senadores, para poder convocar a elecciones.

"Buscaré acompañar y si es posible facilitar el recorrido de las fuerzas parlamentarias" en ese sentido, planteó hoy Gentiloni.

De todas formas, las primera respuestas de la oposición criticaron con fuerza la decisión de Mattarella por considerar al canciller como una continuidad de Renzi.

La líder de la derechista Hermanos de Italia, Georgia Meloni, calificó a la elección del canciller como "un acto de gatopardismo, cambiar algo para que nada cambie"; mientras que desde el Movimiento Cinco Estrellas el diputado Alessandro Di Battista calificó a Gentiloni como un "avatar de Renzi" y Matteo Salvini de Liga Norte criticó que el nuevo Premier sea "una fotocopia inútil" del mandatario saliente.

Después de 26 reuniones en tres días con las principales fuerzas políticas del país, Mattarella había anunciado este sábado su pronta propuesta para "la solución de la crisis de gobierno" originada tras la renuncia de Renzi el miércoles pasado.

Renzi renunció formalmente el miércoles pasado tras 1.019 días en el gobierno y luego de una dura derrota en el referéndum con el que el domingo pasado trató de aprobar una reforma constitucional para reducir los costos de la política y agilizar las leyes a través de la reducción del Senado y la supresión de las provincias.