Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El boom de la tecnología impulsó a la nueva generación de millonarios

Los empresarios de casinos, muebles y acero dejan paso a una nueva generación de ricos liderada por emprendedores de 'start up' que simbolizan el nuevo orden del universo corporativo.

El boom de la tecnología impulsó a la nueva generación de millonarios

Los empresarios de casinos, muebles y acero dejan paso a una nueva generación de millonarios liderada por emprendedores de 'start up' que simbolizan el nuevo orden del universo corporativo.

Aquel año, 2007, Rumanía y Bulgaria pasaron a formar parte de la Unión Europea; Nicolas Sarkozy se convirtió en el nuevo presidente de Francia; España aprobó la ley de dependencia; Apple lanzó el iPhone por primera vez, Google estrenó Google Earth; y Microsoft puso a la venta Windows Vista.

Fue el año en el que Apple lanzó el iPhone por primera vez y Google estrenó'Google Earth'.

Solo ha pasado una década desde entonces, pero los cambios se han sucedido a una velocidad vertiginosa. Hace diez años, las mayores compañías del mundo por valor en Bolsa eran la petrolera ExxonMobil y el grupo industrial General Electric. El ránking de las diez primeras empresas lo completaban Microsoft, AT&T, Procter & Gamble, Google, Chevron, Johnson & Johnson, Wal Mart y Bank of America.

El indiscutido poderío tecnológico aún no se había consolidado y se reflejaba también en el ránking anual de multimillonarios de la revista especializada Forbes. Los patrimonios de los hombres y mujeres más ricos del mundo procedían de sectores de todo tipo, con los medios y el negocio inmobiliario como las industrias efervescentes del momento. El boom del ladrillo en países como España hizo que, aquel año, diez españoles entraran por primera vez en la lista de Forbes. Entre ellos, destacaban Enrique Bañuelos y Luis Portillo, poseedores de un protagonismo ya desaparecido.

Otros, en cambio, llegaron para quedarse. En 2007, Amancio Ortega entró por primera vez en el top ten de los multimillonarios internacionales, una clasificación en la que ha ido escalando posiciones ininterrumpidamente hasta consolidarse en los primeros cinco puestos gracias al impulso de Inditex y de su marca estrella, Zara.

"Si ofreces cosas que la gente quiere comprar, subes en la lista. Es así de sencillo", explicaba entonces sobre el ascenso de Ortega el presidente y editor jefe de Forbes, Steve Forbes.

Los que permanecen

"Si ofreces cosas que la gente quiere comprar, sigues en la lista", decía Steve Forbes sobre Ortega.

Amancio Ortega junto con el fundador de Microsoft, Bill Gates; el inversor Warren Buffett y el empresario mexicano Carlos Slim son los únicos millonarios que, desde entonces, permanecen con altibajos en las diez primeras posiciones de una clasificación que ha dicho adiós a los Kamprad, la familia fundadora de Ikea; a Lakshi Mittal, propietario del gigante siderúrgico Mittal; al empresario de casinos Sheldon Adelson; a Bernard Arnault, gestor del imperio de lujo Loewe; y a los magnates de las comunicaciones Li Ka-Shing, de Hutchinson Whampoa; y David Thomson, de Thomson Corporation.

 

En 10 años, Amancio Ortega ha pasado del octavo al cuarto puesto.

El descenso de todos ellos en la lista tiene mucho que ver con la irrupción de empresas de nueva generación que han hecho ricos a sus fundadores. En 2007, Facebook apenas tenía tres años de vida y faltaba un lustro para que protagonizara la mayor salida a Bolsa de una compañía de Internet. Hoy, su ideólogo y gestor, Mark Zuckerber, forma parte del top cinco con una fortuna de 56.000 millones de dólares.

 

El salto de Bezos

Bezos, una de las nuevas caras en la lista de Forbes, ocupa el tercer puesto.

La evolución más explosiva corresponde, sin embargo, a Jeff Bezos, el fundador de Amazon y hoy tercer hombre más rico del mundo gracias a una espectacular revalorización de las acciones del gigante del comercio electrónico del 1.300% en una década.

En estos años de cambios vertiginosos, solo una cosa ha permanecido inamovible: la posición de Bill Gates, como el hombre más rico del mundo.

El boom de las tecnológicas es una de las principales razones que explican el salto de la fortuna de los multimillonarios del mundo, que ha pasado de 3,5 billones de dólares en 2007 a más del doble. La cifra de empresarios con más de mil millones de dólares también se ha multiplicado por más de dos, hasta superar por primera vez este año la barrera de los 2.000.

Los emprendedores de start up reconvertidas en gigantes empresariales han rejuvenecido el ránking. John Collins, fundador de la empresa de pagos online Stripe; y Evan Spiegel, el creador de la aplicación de mensajes efímeros Snapchat que acaba de salir a Bolsa, son los más jóvenes. Ambos tienen 26 años.

Los colosos tecnológicos proceden, sobre todo, de Estados Unidos, lo que hace que la clasificación de los diez más ricos pierda en diversidad geográfica. En 2007, empresarios de Suecia, India, España, Francia, México, Hong Kong y Canadá protagonizaban la lista. Este año, en cambio, solo Ortega y el mexicano Slim han logrado romper el monopolio americano.