El atacante de la sinagoga en Pensilvania, un fanático de foros racistas

Fue identificado por las autoridades como Rob Bowers, de 46 años. Aficionado a las armas, las mostraba en las redes sociales.

Rob Bowers, identificado por las autoridades como el autor de la matanza de este sábado en una sinagoga de Pittsburg (Pensilvania, EE.UU.), es un usuario asiduo de redes sociales supremacistas, en donde dejó entrever sus intenciones en un mensaje publicado poco antes del ataque: "Que se jodan. Voy a hacerlo".

Bowers, de 46 años y residente de Pittsburg, sembró el pánico en la sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida cuando abrió fuego de manera indiscriminada al tiempo que gritaba: "Todos los judíos deben morir", según testigos.

Al llegar las autoridades, Bowers, que estaba armado con un fusil semiautomático y varias pistolas, disparó contra los agentes y se atrincheró en el templo, haciendo temer una situación con rehenes.

Miles de personas se reunieron para llorar la pérdida de vidas por el tiroteo.

Sin embargo, minutos después, el director de los Servicios de Seguridad de Pittsburg, Wendell Hissrich, anunció que el atacante se encontraba bajo custodia policial y que había sido trasladado a un hospital para recibir tratamiento médico.

Según Hissrich, once personas fallecieron durante el ataque y otras seis resultaron heridas, sin incluir al agresor.

Aunque aún se desconocen los motivos que llevaron a Bowers a perpetrar el ataque, sus mensajes en la red social Gab, muy popular entre los grupos supremacistas del país, hacen sospechar que se trata de una agresión antisemita.

Poco antes de irrumpir a los tiros en la sinagoga, el atacante publicó un mensaje en redes sociales, en el que decía: "No puedo sentarme a ver cómo mi gente es aniquilada. Que se jodan. Voy a hacerlo".

De hecho, poco antes de irrumpir a los tiros en la sinagoga, el atacante publicó un mensaje, que ya ha sido borrado por la compañía, en el que decía: "No puedo sentarme a ver cómo mi gente es aniquilada. Que se jodan. Voy a hacerlo".

Bowers era asiduo a difundir imágenes de sus armas y de sus prácticas de tiro en la red social.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que "definitivamente" parece tratarse de un "crimen antisemita", al lamentar "estas cosas sigan pasando".

...This evil Anti-Semitic attack is an assault on humanity. It will take all of us working together to extract the poison of Anti-Semitism from our world. We must unite to conquer hate.

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 27 de octubre de 2018

El agente especial del FBI, Bob Jones, pidió "paciencia" mientras se investiga "esta acción odiosa" y aseguró que las autoridades inspeccionarán minuciosamente la vivienda, el auto y las redes sociales de Bowers.

Tags relacionados
Noticias del día