Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Senado apura la acusación formal para destituir a Dilma

Un informe del Senado llevado adelante por la Comisión de Juicio político dice que la suspendida presidenta brasileña Dilma Rousseff violó la Constitución al manipular las cuentas públicas y adelanta el veredicto acusatorio en el juicio político.
El reporte está previsto que sea aprobado el viernes por la comisión y el próximo martes por el pleno del Senado. De esta forma se llegará a la fase final de la impugnación en la que los 81 senadores deben alcanzar un veredicto para finales de agosto o los primeros días de septiembre.
El informe fue leído por el relator de la Comisión de "impeachment", el senador opositor Antonio Anastasia, en el que recalco que no es "juicio penal, sino político", en respuesta a el reclamo de los senadores que defienden a la mandataria que cuestionaron los fundamentos políticos y no jurídicos del proceso y pidieron -sin éxito- que se convoque al procurador.
Los planteamientos fueron rechazados por las autoridades de la Cámara alta. "La gravedad de los hechos constatados no deja dudas en cuanto a la existencia, no de meras formalidades contables, sino de un auténtico atentado a la Constitución" dijo Anastasia.
Para el relator, durante el Gobierno de Dilma Rousseff hubo "una expansión insustentable del gasto público", amparado en prácticas que la mandataria no podía desconocer y que constituyen un delito de responsabilidad.
El presidente interino Michel Temer, que espera lograr la formalidad de su proclamación como presidente de la república, dijo frente a senadores y empresarios que va a solicitar a los senadores Renan Calheiros y Romero Jucá, responsables de llevar adelante el proceso de impeachment, la posibilidad de anticipar el calendario del juicio hasta el 24 o 25 de agosto, con el objetivo de darle un fin rápido a la acusación contra Rousseff y lograr finalmente estabilidad política.
La presidenta suspendida, por su parte, anunció que dará a conocer esta semana los detalles de su propuesta para convocar a un plebiscito. Lo haría en una carta dirigida al pueblo brasileño y al Senado. "Estoy abogando por un plebiscito porque es la población que me dio 54 millones y medio de votos la que debe pronunciarse", reclamó.
Rousseff dijo que quiere presentarse en persona para defenderse cuando el caso sea juzgado por el Senado. "Realmente quiero ir", dijo.
Según una encuesta de Ipsos, el 52% de los brasileños quiere nuevas elecciones. La misma encuestadora reveló que el 20% prefiere que Dilma Rousseff vuelva a estar a cargo al frente del Ejecutivo, un índice de aprobación bajo, aunque mayor que el de Temer, que es aceptado sólo por el 16% de los consultados.
El pasado domingo miles de personas se lanzaron a las calles en diversas ciudades del país para protestar contra lo que consideran un golpe parlamentario. Temer deberá pasar una prueba de fuego el viernes durante la apertura de los Juegos Olímpicos en el estadio Maracaná de Río. Dilma Rousseff ya anunció que no irá, pero él sí, y podría ser abucheado.