Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Parlamento venezolano votó la ‘destitución’ de Maduro

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, aprobó la destitución del presidente Nicolás Maduro al juzgar que "abandonó del cargo" de presidente, aunque el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aclaró que la medida no tendrá efecto. La Asamblea Nacional, controlada por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), lo responsabilizó de la grave crisis que sufre el país. Luego voto la moción para celebrar elecciones anticipadas.

"Aprobado el acuerdo con el cual se califica el abandono del cargo a Nicolás Maduro y se exige una salida electoral a la crisis venezolana para que sea el pueblo el que se exprese a través del voto‘, anunció el jefe del Legislativo, Julio Borges, al leer el acuerdo desde la tribuna del hemiciclo.

Según la extensa declaración, "Maduro ha provocado una crisis sin precedentes en Venezuela" y está al margen de la Constitución por provocar "devastación económica, ruptura del orden constitucional y violentar los derechos de los venezolanos".

Poco antes de la sesión, sin embargo, el TSJ acusado por la oposición de servir al chavismo, publicó una nota para aclarar que la Asamblea "no tiene facultad para destituir" al presidente Maduro, quien, añadió, está en ejercicio de sus atribuciones constitucionales.

La semana pasada, Maduro nombró vicepresidente a un "chavista radical", Tareck El Aissami, de 42 años, a quien puso al frente de un "comando" contra los "planes golpistas" opositores.

Analistas advierten del enorme muro con que reiteradas veces se ha estrellado la oposición: el TSJ, que declaró hace cinco meses en "desacato" al Parlamento y nulas todas sus decisiones.