U$D

VIERNES 19/04/2019

El Parlamento británico volteó el pacto por el Brexit y podría caer May

Tras el rechazo ¿qué opciones le quedan al Reino Unido?

El Parlamento británico volteó el pacto por el Brexit y podría caer May

Theresa May sufrió la mayor derrota parlamentaria de la historia para cualquier primer ministro británico en la era democrática después de que los diputados rechazaran el acuerdo que el Reino Unido firmó con la UE sobre la modalidad del Brexit, por una mayoría contundente de 230 votos de diferencia.

El próximo 29 de marzo se vencen los plazos para haya una salida negociada y se puede precipitar un abandono en que queden demasiados cabos sueltos en la relación entre el archipiélago británico y el continente europeo.

Por lo pronto, el líder opositor laborista, Jeremy Corbyn, propuso un “voto de censura” al mandato de la primera ministra, quién recogió el guante para que el Parlamento decida sobre su continuidad mañana mismo. 

“Esta es una derrota catastrófica. El Congreso emitió su veredicto sobre el trato”, dijo el laborista.

El catastrófico resultado contó con el apoyo del conservadores que apoyan el Brexit, pero que no acordaban con la forma en que May llevó las negociaciones en Europa y se sumaron casi todos los partidos de oposición. 

¿Qué opciones hay?

Nueva negociación: En las últimas horas, cuando ya era inevitable la derrota de May, el presidente del Eurogrupo, el portugués Mario Centeno, aseguró que Europa y el Reino Unido podrían continuar con conversaciones tras la votación por lo que abrió la puerta para evitar un Brexit sin acuerdo.
Esta sería la mejor opción aunque no está claro que tipo de concesiones podrían hacerse y si será Theresa May o su sucesor quien lleve adelante las nuevas negociaciones.

Prórroga de plazos: La idea de algunos en Europa es darle más tiempo al Reino Unido para resolver sus conflictos internos y cambiar la fecha límite del 29 de marzo para una salida sin acuerdo. La variante más probable sería una extensión “técnica” hasta julio o más, para permitir un segundo referéndum o aprobar otras leyes.

Plan B: Algunos parlamentarios conservadores quieren un Brexit más consensuado entre todos los partidos basado en el modelo de Noruega y enfrentar con más fuerza a las presiones de la UE.

Salida de May: Una renuncia de May o la “moción de censura” que reclama el laborista Corbyn pondría al Congreso “en campaña” para elegir un nuevo gobierno. Aunque en 14 días esto debería resolverse quemaría mucho del tiempo disponible para negociar con Europa y ver quien sería ese posible sucesor.

Nuevas elecciones: Una opción, que algunos parlamentarios laboristas propusieron, pero que creen que no prosperará es que May decida convocar a elecciones. El problema es que eso no estaría resuelto para la fecha límite de fines de marzo.

Segundo referéndum: Es una posibilidad que muchos parlamentarios conservadores y laboristas apoyan, pero que no encuentra consensos mayoritarios. Aunque no se descarta si el conflicto escala.

Salida sin acuerdo: Es la opción que nadie quiere, pero que a esta altura es la más probable. Provocaría dificultades en numerosos aspectos de la relación entre el Reino Unido y la UE. No quedarían resueltos asuntos comerciales, legales, militares, de seguridad, entre muchos otros.
Además provocaría un conflicto económico en Europa de consecuencias imprevisibles. Por ejemplo, los productos procedentes de Europa comenzarían a tener controles aduaneros y a someterse a impuestos.

Además, los residentes británicos en Europa pasarían a ser extranjeros extra-comunitarios con diversas dificultades para trabajar. Lo mismo sucedería con numerosas empresas a ambos lados del Canal de la Mancha.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés