El Papa se toma un descanso tras un agitado recibimiento en Rio de Janeiro

El Sumo Pontífice  hoy se dedicará a descansar en la Residencia Sumaré. Mañana retomará su agenda de actividades con una misa en el santuario de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida.

El papa Francisco se dedicará hoy a descansar en Rio de Janeiro, luego del viaje y el ajetreado día de ayer, en su llegada a Brasil.

La llegada del papa argentino a Rio en un coche simple que quedó atrapado 10 minutos en el tránsito mientras una multitud le rodeaba, golpeaba la ventanilla y hasta le tiraba regalos dentro, generó cuestionamientos sobre el operativo de seguridad.

Pero el primer papa latinoamericano, que defiende una Iglesia cercana a los pobres, está empeñado en tener contacto con el pueblo, y en un trayecto por el centro de la ciudad en un papamóvil semidescubierto aupó a niños y no perdió la calma.

“El secretario del Papa me confió que estaba asustado, pero que el Papa permaneció muy sonriente”, indicó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, en rueda de prensa.

Enfrentamientos violentos

Horas después, tras la reunión del papa con la presidenta Dilma Rousseff en el palacio Guanabara, centenares de manifestantes que protestaban cerca de allí contra el gasto público de u$s 53 millones para su visita y la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos y chorros de agua.

Un fotógrafo de la AFP fue herido en la cabeza por un bastonazo de un policía, y un manifestante recibió una bala de goma en una pierna. Según la policía, los incidentes comenzaron cuando un manifestante lanzó un cóctel molotov. Cinco personas fueron detenidas.

El Papa, que hace hincapié en una Iglesia misionera, llamó a los jóvenes a evangelizar a las naciones en momentos en que los católicos pierden terreno frente a los evangélicos y el laicismo en su primer discurso junto a Rousseff.
 

Tags relacionados

Noticias del día