Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Papa llega hoy a México, un país devoto azotado por la violencia

El Papa Francisco visitará a partir de hoy y hasta el miércoles algunos de los rincones más dañados por la violencia y la pobreza en México, un país de fervientes católicos azotado por el crimen organizado y la corrupción que el pontífice recorrerá de punta a punta. Previamente, hará una escala en La Habana, donde mantendrá un histórico encuentro con el patriarca ortodoxo ruso Kiril, en un nuevo gesto de distensión en conflictos seculares como el que ha separado a católicos de ortodoxos.
Será el primer viaje de Francisco a México, pero el séptimo de un Papa a esta nación que fue sacudida por la desaparición de 43 estudiantes en 2014 y por denuncias de pederastia contra curas de la Iglesia Católica en los últimos años.
Durante cinco días, el Papa –el jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio– celebrará misas en la Basílica de Guadalupe y en la periferia de la capital, visitará a presos y hablará a los inmigrantes en la fronteriza Ciudad Juárez, se reunirá con indígenas en el empobrecido estado de Chiapas y con clérigos en la ciudad colonial de Morelia.
Adelantando el tono de sus mensajes, el Papa dijo la semana pasada que exhortará a luchar día a día contra la corrupción, el crimen organizado y la trata de personas en el país.
"Lo primero que se va a encontrar (el Papa) es un sistema político corruptísimo, personas corruptas con las que él va a tener que intercambiar saludos", dijo el sacerdote Alejandro Solalinde, activista por los derechos de los migrantes. "Pero eso no le va a impedir que tenga que hablar claro y decir un mensaje a esta nación, incluyendo a los mismos funcionarios".
Algunos familiares de los 43 estudiantes desaparecidos –muchos de ellos católicos– aún guardan la ilusión de que el Pontífice los reciba; algo que hasta ahora no está confirmado.
En apenas una muestra de la violencia que se respira en México, 52 personas murieron ayer en una cárcel de Monterrey, en una verdadera ‘batalla campal’ entre bandas rivales. Es probable que Francisco haga alguna referencia, dado que el tema de los presos y la posibilidad de darles una nueva oportunidad suele ser un mensaje frecuente.
Las cifras de la violencia más globales son escalofriantes. Sólo en estos últimos años más de 120.000 personas han sido asesinadas en medio del combate a los cárteles de la droga y al menos 26.000 permanecen desaparecidas.
Contra las recomendaciones, Francisco insistió en visitar Ciudad Juárez, la ciudad fronteriza con Estados Unidos.
Ciudad Juárez es el claro ejemplo de ese "trocito de guerra" que están viviendo los mexicanos, afirmó el Papa en un reciente mensaje. Desde allí clamará contra la violencia, la corrupción, el narcotráfico y recordará el drama de la inmigración, otro de los temas en los que ha hecho especial hincapié en estos últimos meses.