Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno de Colombia y las FARC firmaron un histórico cese del fuego después de 50 años de guerra

Después de más de 50 años de confrontación, el Gobierno de Colombia y la guerrilla FARC firmaron ayer un histórico cese al fuego bilateral, mientras se dispone a dar las puntadas finales al acuerdo definitivo de paz.
El pacto, rubricado en La Habana, tuvo como testigos a numerosos representantes de la comunidad internacional como el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y varios presidentes de América Latina.
En el documento se establecieron los procedimientos para que los rebeldes se concentren temporalmente en una veintena de zonas y entreguen las armas a la ONU en un plazo de seis meses tras el acuerdo definitivo como parte de su transición a la política.
"Que este sea el último día de la guerra", dijo el máximo líder de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", antes de comenzar su discurso emocionado y con voz temblorosa.
Con el cese de hostilidades, las FARC renunciaron a más de medio siglo de lucha armada contra las Fuerzas Militares que dejaron alrededor de 220.000 muertos y millones de desplazados.
El presidente colombiano Juan Manuel Santos señaló por su parte "hoy por fortuna, con lo que se acaba de firmar, damos vuelta a esta trágica y larga página de nuestra historia ... se abre un nuevo capítulo, un capítulo que nos devuelve la esperanza, que nos permite empezar a cicatrizar las heridas y que le da a nuestros hijos la posibilidad de no repetir la historia que tanto daño le hizo a nuestro país".
El pacto, denominado "Fin del Conflicto", incluye garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo, y la persecución de conductas criminales que amenacen la implementación de los pactos.
Estuvieron presentes, además de presidente local, Raúl Castro, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el venezolano Nicolás Maduro, el mexicano Enrique Peña Nieto y el de República Dominicana, Danilo Medina.
"Ahora que pactamos la paz, como jefe de Estado y como colombiano, defenderé con igual determinación su derecho a expresarse y a que sigan su lucha política por las vías legales, así nunca estemos de acuerdo", prometió Santos. "Esa es la esencia de la democracia a la que le damos la bienvenida".