Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El FMI aseguró que no hay señales de hiperinflación en Brasil

Así lo aseguró el organismo luego de que esta semana rebajó las perspectivas de crecimiento de la economía del país. Por su parte, la presidenta Dilma Rousseff se manifestó “aterrada” por los pronósticos.

El FMI aseguró que no hay señales de hiperinflación en Brasil

La economía brasileña no se perfila para un escenario hiperinflacionario, según la evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI), que esta semana rebajó las perspectivas de caída del PIB para este año de 1 a 3,5%.

Brasil está sufriendo un shock de inflación importante pero “no hay señales de hiperinflación”, aseguró el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, en una  entrevista con periodistas en Washington.

Esta semana, el FMI revisó a la baja la perspectiva de contracción de la actividad económica brasileña para este año y estimó que no se retomará el camino del crecimiento en 2017.

Según Werner, la caída del PIB de Brasil muestra la urgencia para implementar medidas de control de las cuentas públicas. El PIB brasileño caerá 3,5% este año, de acuerdo con la corrección de las estimaciones del FMI, que había pronosticado un retroceso de 1% en octubre pasado, luego de considerar una contracción de 3,8% en 2015.

“Estoy aterrada con las previsiones del FMI. La gente sabe que el Fondo dice muchas cosas”, reaccionó ayer la presidenta Dilma Rousseff, al referirse a la revisión a baja de ella economía brasieña por parte de la entidad multilateral.

Según Rousseff, el FMI no atribuyó las peores perspectivas a factores económicos sino a la crisis  política en el país. “Tengo la certeza de que vamos a estabilizar políticamente al país, vamos a asegurar tranquilidad para volver a crecer”, prometió la mandataria, quien aseguró que Brasil “tiene sólidos fundamentos” para que vuelvan las inversiones.