Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

“El  Chapo” Guzmán se declaró inocente por delitos en EE.UU.

El capo del narcotráfico mexicano se  presentó para la lectura de cargos en una corte federal de  Brooklyn. Será juzgado por 17 crímenes y la pena podría ser cadena perpetua.

“El  Chapo” Guzmán se declaró inocente por delitos en EE.UU.

El capo mexicano Joaquín “El  Chapo” Guzmán se declaró el viernes no culpable de una serie de  cargos que se le imputan en Estados Unidos por liderar a la organización de tráfico de drogas más grande del mundo, durante  una carrera criminal de décadas.                 

El narcotraficante, alguna vez uno de los hombre más  buscados y extraditado el jueves sorpresivamente por México, se  presentó para la lectura de cargos en una corte federal de  Brooklyn para ser juzgado por 17 crímenes. Estuvo acompañado por  dos abogados.                

Los cargos implican una condena obligatoria a cadena perpetua, dijo Robert Capers, Fiscal Federal para el Distrito  Este de Nueva York, durante una conferencia de prensa.                

Guzmán, de 59 años, llegó el jueves en un pequeño avión al  aeropuerto MacArthur de Long Island después del anochecer,  enviado desde una cárcel de Ciudad Juárez, en el estado mexicano  Chihuahua.                

El narco es acusado en seis diferentes estados de EEUU por  cargos que van desde tráfico de drogas y delincuencia organizada  hasta homicidio y lavado de dinero en Chicago, Nueva York y  otras ciudades.                

Fiscales federales en Brooklyn tienen más de 40 testigos en  contra de Guzmán, dijo Capers a reporteros. El juicio  probablemente dure varias semanas.                

Al mando del cártel de Sinaloa, Guzmán supervisó quizás la  multinacional más grande de contrabando de cocaína, heroína y  metanfetaminas, jugando un papel clave en la guerra de décadas  contra las drogas que ha matado a más de 100,000 personas en  México.                

La extradición se realizó en la víspera de que asumiera  Donald Trump como presidente de Estados Unidos, una coincidencia  que algunos funcionarios dijeron fue un gesto conciliador para  con el nuevo mandatario, quién antes había dicho que patearía el  trasero de Guzmán al tomar posesión.