Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Brexit lidera las encuestas y pone nerviosa a Europa

Los últimos sondeos publicados ayer en el Reino Unido otorgan una ventaja de entre seis y cuatro puntos a los partidarios del brexit, es decir, la salida de la Unión Europea, a una semana exacta del referéndum.
El sondeo mensual de Ipsos-Mori puso por delante por primera vez al campo "leave" (partir) por 53% a 47%, y el del instituto Survation constata una ventaja de 52% a 48%, sin contar en ningún caso a los indecisos, que llegan según otras mediciones al 10%.
Con estos resultados, son cuatro los sondeos telefónicos nacionales en menos de una semana que coinciden en otorgar ventaja al Brexit, lo que desata el nerviosismo en los mercados financieros.
Cameron publicó un artículo en el diario "The Times" en el que pidió a los votantes que no "arriesguen" el futuro y la estabilidad económica.
Según los analistas, sea cual sea el resultado el primer ministro verá afectado su liderazgo.
El Banco de Inglaterra, en tanto, avisó la salida británica constituye el principal riesgo que afrontan los mercados británicos y mundiales, y podría hacer caer aún más la divisa.
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que abandonar ahora la Unión Europea "no tiene ningún sentido" y advirtió de las graves consecuencias que tendría para el resto de Europa.
Desde el laborismo, grupos marxistas y otros reformistas de "Otra Europa es posible", muestran divisiones importantes entre los que quieren permanecer en la UE y quienes quieren abandonar el bloque para liberar a la clase trabajadora.
Aunque el Partido Laborista se posicionó oficialmente a favor de la permanencia -reflejando la opinión interna mayoritaria del partido y los sindicatos-, tuvo poca presencia en el debate por las reticencias de su líder, Jeremy Corbyn, un veterano euroescéptico.