Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Efecto del Panama Papers: renunció el primer ministro islandés

Fue luego de que la filtración revelara que Sigmundur David Glunnlaugsson y su esposa eran dueños de una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas.

Efecto del Panama Papers: renunció el primer ministro islandés

El primer ministro islandés, Sigmundur David Gunnlaugsson, renunció hoy al cargo, dos días después de filtrarse los llamados ‘Paraná Papers‘, que lo vinculaban a una empresa en un paraíso fiscal. 

La decisión fue adoptada en una reunión de su Partido Progresista, informan medios locales, y horas después de que el jefe del Gobierno hubiera pedido la disolución del Parlamento al presidente del país, Ólafur Ragnar Grímsson.
 
Gunnlaugsson llegó al cargo de primer ministro en 2013 con el apoyo del Partido de la Independencia, cuyo líder, Bjarni Benediktsson, actual ministro de Finanzas, también aparece en los ‘papeles de Panamá‘.


Los Panamá Papers difundidos por diversos medios y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés), muestran que Gunnlaugsson y su esposa, Sigurlaug Pálsdóttir, eran dueños de una sociedad de Islas Vírgenes Británicas llamada Wintris.


 
Ahí depositaron casi 4 millones de dólares en bonos en los tres principales bancos islandeses, que se hundieron en la crisis de 2008.
 
Gunnlaugsson entró en el Parlamento islandés en 2009 y a finales de ese año vendió su 50% de participación en Wintris a su esposa por u$s 1.


El primer ministro sostuvo tras estallar el escándalo que en ningún momento ni él ni su mujer hicieron uso de esa firma para evitar pagar impuestos en Islandia.


 
Poco después de aparecer su nombre y el de su esposa en los medios de todo el mundo, empezaron a arreciar las demandas de dimisión desde las filas opositoras, así como las convocatorias en las redes sociales a manifestarse por el centro de la capital.

 

Fuente: Agencias Islandia