Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Efecto Brexit: Francia quiere reemplazar al inglés como idioma oficial de Europa

Dirigentes políticos del país que lidera François Hollande pretenden que su idioma se convierta en el principal medio de comunicación entre quienes no comparten una misma lengua

Efecto Brexit: Francia quiere reemplazar al inglés como idioma oficial de Europa

¿Podría el Brexit convertir el francés en el principal idioma de la Unión Europea?. Eso fue lo que los políticos franceses sugirieron el lunes al preguntarse si la salida del Reino Unido de la UE podría ser una oportunidad para finalmente establecer el francés como el idioma principal oficial de la UE.

Durante mucho tiempo fue motivo de disgusto para los franceses que el inglés - el idioma de un país que se unió al bloque más tarde y siempre fue ambiguo acerca de sus instituciones -dominara de tal forma el comercio de Europa. El inglés se ha establecido gradualmente como el principal medio de comunicación entre los eurócratas que no comparten un idioma común. Ese proceso se aceleró después de la expansión hacia el este de la UE en 2004.

Era mucho más probable que los ciudadanos de los nuevos estados miembros quienes ocuparon puestos como funcionarios en Bruselas hablaran inglés que francés. De hecho, entre los ciudadanos de Europa y el Reino Unido, más del 51% habla inglés como primera o segunda lengua, en comparación con el 32% en el caso del alemán y 26% en el caso del francés.

Pero si finalmente ocurre el Brexit, el inglés sería el idioma oficial de solamente dos estados miembros de la UE, Irlanda y Malta, cuya población combinada de poco más de cinco millones de personas es una pequeña fracción del total de 500 millones del bloque. Aquellos que se oponen al uso del inglés se preguntan cómo un idioma que pronto lo hablará solamente menos del 1% de la población de la UE puede seguir siendo la lengua franca.

El martes, una declaración en nombre de la Representación de la Comisión Europea en Irlanda dijo que los informes de los medios que habían especulado que el inglés dejaría de ser un idioma oficial de la UE eran erróneos. "El Consejo de Ministros, por unanimidad, decide las normas que rigen el uso de los idiomas por parte de las instituciones europeas. En otras palabras, cualquier cambio en el régimen lingüístico de las instituciones de la UE está sujeto a un voto unánime del Consejo, incluyendo Irlanda", decía el comunicado.

La UE tiene 24 idiomas oficiales, y todos con el mismo estatus dentro de la organización. Sus idiomas ‘no oficiales’ de trabajo son los que hablan sus tres mayores estados miembros: inglés, francés y alemán.

Cualquiera que solicite un trabajo como funcionario de la UE debe hablar uno de los tres, y debe tener un conocimiento profundo de otro de los 24 idiomas oficiales. Sin embargo, la perspectiva de la salida de Gran Bretaña de la UE podría aumentar la presión sobre la Oficina Europea de Selección de Personal (EPSO, por sus siglas en inglés), la agencia de contratación de la UE, para que elimine el inglés de la lista de los tres idiomas necesarios.

El inglés no siempre jugó un papel tan importante. Los periodistas británicos que cubrían la Comisión Europea tuvieron que esperar más de 20 años después de que el país se unió a la UE en 1973 antes de que se permitiera el uso del inglés en las conferencias de prensa diarias de la institución. Antes de eso reinaba el francés.

Desde entonces las cosas han cambiado y se sabe que algunos periodistas franceses se han quejado del poco dominio del francés que tienen algunos voceros. Los franceses han tratado de defenderse. En 2007, una campaña dirigida por Nicole Fontaine, ex presidenta del Parlamento Europeo, abogaba por la designación del francés como el idioma jurídico de referencia de la unión. La campaña fracasó.

Un ex ayudante de un diputado al parlamento europeo dijo que no concebía que el francés pudiera sustituir jamás al inglés en las instituciones de la UE. "Todos los documentos de trabajo y todas las reuniones son en inglés", dijo. "No me imagino a húngaros y polacos utilizando de pronto el francés en sus conversaciones entre sí" agregó.